Cuba y Venezuela como estrategia electoral o “¡San Miguel bendito… venme a socorrer!”. Por Javier Larraín

Sí, cansa. Y un poquito con demasiado –agregaría–. Hay quienes me dicen que en campañas electorales “todo vale”: atacar al Papa, a Alá, a Chávez o a Fidel, a quién sea. Incluso resucitar a Lenin …