Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

Intervenciones o conferencias

No puede haber un movimiento progresista sin #paz. David Swanson

Comentarios en la Conferencia de Convergencia Popular, 8 de septiembre de 2017

Trump se propone mover otros 50.000 millones de dólares de casi todo lo bueno y decente a la guerra, y los demócratas corren por ahí denunciando los supuestos recortes sin mencionar la existencia de los militares o el hecho de que no son recortes en absoluto, sino el traslado del dinero a la guerra.


Esta es mi oportunidad de cinco minutos para explicar por qué no se puede tener un movimiento progresista efectivo en los Estados Unidos que no incluya trabajar por la paz. La guerra y el militarismo y las bases, los barcos, los misiles, las sanciones, las amenazas nucleares y la hostilidad constituyen el filtro a través del cual gran parte del 96% restante de la humanidad experimenta este 4%. El Congreso de Estados Unidos elige cómo gastar una gran cantidad de dinero cada año, y opta por invertir el 54% de ese dinero en la guerra y en preparativos para la guerra. Las guerras evidentemente aumentan en lugar de reducir o eliminar el sentimiento y la violencia anti-estadounidense. Nos ponen en peligro en lugar de protegernos. Las guerras son una de las principales causas de muerte y lesiones en el mundo, y una de las principales causas de hambrunas y epidemias de enfermedades y crisis de refugiados que causan un sufrimiento adicional masivo. Pero la guerra mata más al desviar recursos. Pequeñas fracciones del gasto militar estadounidense podrían acabar con el hambre, proporcionar agua limpia, eliminar enfermedades, e incluso acabar con el uso de combustibles fósiles en todo el mundo. El gasto militar también reduce los puestos de trabajo en comparación con otros gastos o, en primer lugar, no cobrando impuestos a los trabajadores.

El ejército estadounidense consume más petróleo que la mayoría de los países, y tienen un presupuesto más grande que la mayoría de los gobiernos y el tamaño de todos los demás ejércitos combinados. El ejército estadounidense destruye áreas de la tierra a una escala insondable, incluso en su tierra natal, donde es responsable del 69% de los sitios de superfondos para desastres ambientales. Sí, el principal destructor del medio ambiente natural de Estados Unidos es el ejército estadounidense.

Y mientras Trump amenaza con la guerra nuclear, los científicos dicen que una sola bomba nuclear podría causar una catástrofe climática, y un pequeño número de ellas podría bloquear el sol, matar cosechas y matarnos de hambre. No existe tal cosa de amenazar con una guerra nuclear a alguien que no seas tú mismo. La pérdida que estamos viendo en nuestras libertades civiles, la vigilancia masiva, la policía militarizada: estos son síntomas de una empresa criminal llamada guerra. Impulsa y es alimentada por el racismo, el fanatismo, el odio y la violencia. Las excusas que se inventan son tan débiles y sus horrores tan inexcusables que el principal asesino de los participantes estadounidenses en la guerra es el suicidio.

Y sin embargo, Trump se propone mover otros 50.000 millones de dólares de casi todo lo bueno y decente a la guerra, y los demócratas corren por ahí denunciando los supuestos recortes sin mencionar la existencia de los militares o el hecho de que no son recortes en absoluto, sino el traslado del dinero a la guerra. Los candidatos demócratas al Congreso que han perdido todas sus elecciones especiales este año frente a republicanos beligerantes han presentado en cada caso plataformas que no mencionan ninguna política exterior en absoluto. Lo mismo va para su nuevo héroe Randy Bryce. El presupuesto soñado del Cónclave Progresista incrementa el gasto militar. Y por supuesto, un ex senador de Nueva York que parece que todavía se presenta a la candidatura presidencial demócrata de 2016 no ha conocido una guerra que no le haya encantado.

Pero creo que todos debemos enfrentar nuestras propias deficiencias un poco más honestamente que Hillary Clinton. Un senador de Vermont acaba de seguir el programa de Stephen Colbert y sacó de su lista de objetivos progresistas tres veces diferentes sin mencionar nunca la guerra o la paz. Incluso la cuestión de si terminar o continuar las actuales guerras simplemente no surge. Durante la campaña, el senador Sanders dijo que pensaba que Arabia Saudí debía “ensuciarse las manos” y pagar más guerras, como si las manos de Arabia Saudí no estuvieran empapadas de sangre, como si no financiara guerras del mismo lado y del opuesto, tal como los EE.UU., y como si las guerras fueran una especie de filantropía de la que depende el mundo. El Senador Sanders falsamente, así como inmoralmente, defiende el asesino avión F-35 como un programa de empleo para Vermont, donde dañará la audición y el cerebro de los niños en la escuela de donde despegan. Y cuando al Senador Sanders se le preguntó: “¿Cómo va a pagar por todos tus ponies?” (Ponies es la palabra de Hillary Clinton para los derechos humanos básicos), él no respondió “voy a hacer una ligera reducción en el gasto militar”. En lugar de eso, dio una respuesta compleja que produjo que innumerables medios de comunicación gritaran sobre aumentos de impuestos. Contraste eso con la presentación pública del próximo primer ministro del Reino Unido, Jeremy Corbyn, quien explica que las guerras son ilegales y contraproducentes.

Así que, tenemos que mover lo mejor y lo peor de los políticos en Estados Unidos, y tenemos que hacerlo con un movimiento popular que cambie la cultura. Si visita WorldBeyondWar.org puede usted formar parte y ver un par de eventos que ocurrirán aquí en DC, uno de ellos una flotilla de cientos de kayaks hacia el Pentágono para oponerse a que más petróleo sea destinado a las guerras, así como oponerse a las guerras por el petróleo, y la otra es una conferencia que reúne los movimientos de paz y medio ambiente. Eso está en WorldBeyondWar.org. Gracias.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: