ALBA Petróleos El Salvador celebra hoy el aniversario del acuerdo de cooperación energética Petrocaribe siendo fiel a su misión fundacional: ser socialmente útil y construir un mundo mejor.

La empresa líder en finalidad social en El Salvador es fruto del ancestral sueño integrador de los próceres Simón Bolívar y José Martí, que los procesos revolucionarios de Cuba y Venezuela hicieron realidad hace 13 años.

Petrocaribe nació hace 13 años, y pocos meses después fue establecida ALBA Petróleos en esta nación centroamericana: durante la pasada década ambas han contribuido al desarrollo socio-económico de los pueblos de esta región.

Amén de minimizar las asimetrías en el acceso a los recursos energéticos, estos proyectos favorecen la capacidad de los Estados para implementar políticas soberanas contra la pobreza y las desigualdades sociales.

Integrada por Petróleos de Venezuela (PDVSA) y 12 empresas mixtas (entre ellas ALBA Petróleos El Salvador), Petrocaribe desarrolló una infraestructura energética capaz de refinar hasta 70 mil barriles diarios de crudo.

Según datos oficiales, esta alianza energética ha suministrado 356 millones de barriles, que han sido la base del desarrollo socioeconómico de la región, con unos 790 proyectos en diversos ámbitos.

Por ejemplo, en El Salvador erigió una de las plantas de procesamiento más modernas y seguras de la región, la Schafik Handal, que rinde tributo al líder histórico del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Con capacidad para almacenar 350 mil barriles de combustible, esta planta destaca entre los logros de ALBA Petróleos, cuya inversión social supera los 15 millones de dólares en obras que favorecen a los sectores más vulnerables.

Como Petrocaribe, ALBA Petróleos El Salvador también ratifica su compromiso de afianzar la seguridad energética y consolidar la solidaridad entre países hermanados por la geografía, pero también por su deseo de un mundo mejor.