Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

Opinión

El “acuerdo del siglo”, propuesto por Trump, es el apartheid. Por Sheena Anne Arackal

Con gran fanfarria, el presidente Trump finalmente dio a conocer su tan esperada propuesta de paz en el Medio Oriente. La propuesta fue etiquetada como ‘El acuerdo del siglo’ porque se suponía que debía ofrecer una solución imparcial y justa a uno de los conflictos más intratables del mundo. En cambio, hace algo muy diferente. El ‘Acuerdo del siglo’ resucita y restaura el gran apartheid, un sistema político racista que debería haber quedado en los basureros de la historia.

Bajo el nuevo plan de paz presentado por el presidente Trump, a los palestinos se les otorgará una autonomía limitada dentro de una patria palestina que consiste en múltiples enclaves no contiguos diseminados por Cisjordania y Gaza. El gobierno de Israel mantendrá el control de seguridad sobre los enclaves palestinos y continuará controlando las fronteras palestinas, el espacio aéreo, los acuíferos, las aguas marítimas y el espectro electromagnético. Israel podrá anexarse el Valle del Jordán y las comunidades judías en Cisjordania. A los palestinos se les permitirá seleccionar a los líderes de su nueva patria, pero no tendrán derechos políticos en Israel, el estado que realmente los gobierna.

El plan del presidente Trump para el control racial y la segregación debería sonar inquietantemente familiar. De hecho, debería recordar de inmediato las tierras de origen bantú que fueron la piedra angular del “gran apartheid” de Sudáfrica. Mientras que “pequeño apartheid” era el término utilizado para describir la segregación racial en autobuses e instalaciones públicas, “gran apartheid” se refería a las numerosas leyes que imponían la separación territorial y política entre los sudafricanos negros y blancos.

Los países de origen bantú, que fueron clave para la separación territorial y política de los grupos raciales, tuvieron su origen en las Leyes de tierras de 1913 y 1936, que crearon reservas para la población negra nativa. Luego, en 1970, la Ley de Ciudadanía de las Tierras Bantú convirtió a la población nativa en ciudadanos legales de sus bantustanes, negando a los sudafricanos negros los derechos políticos en la Sudáfrica blanca. El gobierno sudafricano creó tierras de origen bantú para afirmar que Sudáfrica, un estado con una población negra mayoritaria, era en realidad un estado con una población blanca mayoritaria. La patria bantú era un juego de manos político; un intento mal velado de dar al gobierno étnico racista la apariencia de respetabilidad democrática.

Al igual que el gran apartheid de Sudáfrica, el plan de Trump separa física y políticamente a los palestinos al colocarlos dentro de una patria no contigua (Áreas A y B y Gaza), y declararlos ciudadanos de esa patria. Al igual que el gran apartheid de Sudáfrica, el plan Trump otorga autonomía a la patria palestina sobre asuntos civiles como la educación y la atención médica, mientras que áreas críticas como el comercio, la inmigración y la seguridad permanecerán bajo control israelí. Al igual que el gran apartheid de Sudáfrica, el plan de Trump es un juego de manos político: un intento poco velado de afirmar que Israel, un estado que gobierna aproximadamente el mismo número de judíos y palestinos, es en realidad un estado de mayoría judía. También como el apartheid de Sudáfrica, la administración Trump afirma que las tierras natales son una solución temporal.

Utilizando una combinación de palos financieros y zanahorias, algunas de las cuales se dieron a conocer en junio pasado en la cumbre económica en Bahrein, la administración Trump tratará de obligar a los palestinos a aceptar el ‘plan de paz’ y declarar la independencia dentro de su tierra natal, al igual que el sur del apartheid El gobierno africano intentó una vez forzar a la población negra nativa a declarar su independencia dentro de sus bantustanes. Si bien el liderazgo del compinche de algunos bantustanes efectivamente declaró la independencia, el gran apartheid de Sudáfrica finalmente fracasó porque los líderes locales, incluido el Congreso Nacional Africano y el legendario Nelson Mandela, emprendieron una decidida y poderosa campaña internacional contra el apartheid.

El plan de paz del presidente Trump fue etiquetado como el “Acuerdo del siglo” porque se suponía que debía traer paz y dignidad a la gente de Medio Oriente. En cambio, el “plan de paz” hace exactamente lo contrario y resucita el apartheid, un sistema político racista que debería haber quedado en los basureros de la historia.

El plan de paz de Trump no puede ni debe implementarse porque les da a los israelíes la ilusión de seguridad mientras los atrapa en realidad dentro de un régimen inestable basado en la opresión racial. El plan de paz de Trump no puede y no debe implementarse porque viola gravemente los derechos y la dignidad del pueblo palestino y muy probablemente constituye un crimen contra la humanidad según el Estatuto de Roma (1998). El plan de paz de Trump no puede y no debe implementarse porque una vez que miramos más allá de todos los serpentinas y confeti, resulta que ‘El acuerdo del siglo’ no es nada más que Apartheid.

Sheena Anne Arackal tiene una maestría de la Harris School of Public Policy de la Universidad de Chicago y un doctorado en ciencias políticas de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. Ahora con sede en Houston, Texas, se especializa en el campo de los conflictos étnicos.

Fuente: Geopolítica

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: