Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

Opinión

Las calles están en las ventanas, pero Bolsonaro está preparando el golpe. Felipe Pena

La única forma de luchar contra el nefasto plan de Bolsonaro es quedarse en las ventanas silbando, golpeando ollas y gritando FUERA BOLSONARO. Las ventanas son las nuevas calles, con la ventaja de que las protestas contra el gobierno no pueden ser reprimidas por las milicias que apoyan a Bolsonaro. Adelante, adelante, adelante.


La tierra plana dio vueltas y el ganado perdió peso en las redes bolsonaristas. Los cacerolazos de los últimos días contra el presidente reflejan una inmensa deshidratación de su popularidad en todo el país, incluso en antiguas fortalezas, como Barra da Tijuca, en Río, y Higienópolis, en São Paulo. En Twitter, después de la conferencia de prensa en la que llamó a la histeria pandémica, de cada diez menciones del presidente, ocho fueron críticas. Y fuertes críticas, que muestran que perdió una buena parte de la base fiel que aún lo apoyaba.

Los índices de aprobación de Bolsonaro, que fueron de alrededor del 30% en las últimas encuestas, cayeron a alrededor del 20% ayer, según una encuesta publicada en Folha de S. Paulo. Y aquellos que consideran al gobierno malo o terrible ya es la mitad del electorado. Un sesgo a la baja que tiende a empeorar con el empeoramiento de la crisis económica y el aumento de casos de covid-19 en el país durante las próximas semanas.

En respuesta, Jair repitió la vieja fórmula del diversionismo. Le pidió a su hijo Eduardo que criticara a China y guiara a la prensa brasileña, que comenzaba a revelar su incompetencia de una manera estructurada por primera vez. Los chinos mordieron el anzuelo y amplificaron el diversionismo. La táctica fue copiada de Trump, quien denominó al covid-19 el virus chino para tratar de disculparse con su circunscripción. Ahora, ¿qué tipo de bombero busca excusas en medio de un incendio? Respuesta: el bombero llegó tarde, como concluyó un conocido periodista mundial. Y eso es lo que Trump y Bolsonaro tienen en común en esta pandemia, la demora. En el caso de Bolsonaro, con el factor agravante de seguir tratando el problema como si fuera una histeria colectiva, a diferencia de su amigo estadounidense.

Sin embargo, es en esta negación la doble apuesta del presidente brasileño. Sus registros se concentran en la disonancia cognitiva que promueve en la población. Bolsonaro quiere desinformación, guerra semiótica y caos. Él sabe que la contaminación entre los más pobres causará problemas sociales inevitables en un país cuyo sistema hospitalario no puede brindar atención. Cuando eso suceda, dirá que todo fue creado por sus enemigos imaginarios: la prensa, el Congreso, los gobernadores y, ahora, China. Y presentará soluciones autoritarias en torno a su falsa figura mesiánica.

No te equivoques. El decreto de calamidad pública es solo un paso hacia su verdadero objetivo: declarar un estado de sitio. Cuando miles de brasileños deambulan por las calles en busca de comida y camas de hospital, Bolsonaro está apostando a que la gente ya habrá olvidado que calificó la pandemia como una histeria y que fue directamente responsable de la falta de preparación del país. Y tratará de cerrar un congreso y reprimir a la gente en la calle con la ayuda del sector más autoritario de las fuerzas armadas. Dejo muy en claro que esto es solo un sector porque los militares no están completamente del lado del presidente. Por el contrario, cada día crece el número de insatisfechos en los barracones.

El estado de sitio es un arma para con la que Bolsonaro intentará masacrar a los más pobres, que no tienen forma de aislarse en comunidades formadas por pequeñas casas, sin agua ni jabón. Con la clase media aterrorizada por el caos en las calles (el presidente ya ha hablado sobre el saqueo hoy para amplificar el terror), el gobierno usará este miedo para intentar el golpe. Y nadie recordará a Queiroz, las galletas de Flávio o los teléfonos celulares de Adriano.

La única forma de luchar contra el nefasto plan de Bolsonaro es quedarse en las ventanas silbando, golpeando ollas y gritando FUERA BOLSONARO. Las ventanas son las nuevas calles, con la ventaja de que las protestas contra el gobierno no pueden ser reprimidas por las milicias que apoyan a Bolsonaro. Adelante, adelante, adelante. La mayoría de los oficiales de las fuerzas armadas son legalistas y ganarán fuerza a medida que el presidente pierda popularidad.

Mientras tanto, no caigas en las diversiones de la familia Bolsonaro. Acusarán a China, lucharán en el congreso y dirán, sin ninguna prueba o contexto, que las elecciones fueron manipuladas. Todo esto es parte de la estrategia del caos. No transmiten esta noticia, incluso si la evidencia de fraude en las elecciones está sentada en la presidencia del Ministro de Justicia. Esto es para otra ocasión.

Por ahora, quédate en casa. Y permanezcan en las ventanas.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: