Opinión

El discurso genocida de Bolsonaro. Por Emir Sader

Bolsonaro es responsable de todas las desgracias que Brasil está experimentando a día de hoy.

Desde su aventura de asaltar el gobierno del país, a través de mentiras y manipulaciones de internet, a través de un gobierno incompetente y ridículo que formó, hasta que llegó la tragedia de la pandemia. Por supuesto, solo fue capaz de hacer esto porque fue apoyado por las grandes empresas y los medios de comunicación, cuya hostilidad hacia el retorno a un gobierno popular, democrático y soberano justifica la entrega del gobierno del país a un psicópata.

Bolsonaro ha logrado liberarse de las responsabilidades de la pandemia, a través de un discurso que mezcla la mala fe, la mentira y la falta de vergüenza, para atribuir las responsabilidades a los demás. Desarrolla un discurso que invierte la realidad, lo absuelve y juega sobre los otros, como siempre, en la teoría del chivo expiatorio que lo caracteriza, las responsabilidades de los graves efectos de la pandemia. En primer lugar, sus responsabilidades provienen de haber subestimado, al comienzo de la pandemia, sus dimensiones y sus efectos, con afirmaciones sobre la «gripecita», el «resfriado». Como resultado, retrasó la preparación del país para la llegada de la pandemia, además de no preparar a las personas para defenderse de ella. Debilitó las medidas iniciales de aislamiento social, las atacó y propuso un aislamiento selectivo imposible. Está respaldado por la posición de quienes dicen que el aislamiento de la mayoría de la población, que vive en condiciones de conglomerados domésticos, los hace más propensos a contraer el virus en casa que a salir a la calle. Que la salida, al mismo tiempo, sería indispensable para lograr las condiciones mínimas de supervivencia.

Él, que nunca mencionó el desempleo, ni en la campaña electoral, ni en el gobierno, siendo responsable de que el país haya llegado a 12 millones de desempleados y 38 millones de trabajadores precarios, ahora pretende asumir el dolor de estas personas, quienes necesitarían volver a trabajar. Al mismo tiempo que su gobierno es absolutamente incompetente para hacer la suma insignificante de 600 reales al mes para esta masa de la población. Cuanto más desfavorecidas estén, más se verán obligadas a abandonar sus hogares para obtener los recursos que les faltan.

Mientras tanto, los medios se están concentrando en absolver a Bolsonaro, culpando a las víctimas de la pandemia de seguir aumentando la desoobediencia al aislamiento social. La investigación indica que más del 70% de las personas están a favor del aislamiento, pero solo la mitad de ellas practica el aislamiento. La televisión muestra a la señora de clase media paseando a los perros, como si este tipo de personas que caminan por la Avenida Paulista pudieran dar cuenta de los 2/3 de la población que sale a la calle. Estos son los que necesitan irse, debido al hambre que experimentan.  Las estadísticas muestran que 62.1 millones de personas, prácticamente la mitad de la población, si sumamos a sus dependientes, están en estas condiciones y no pueden quedarse en sus hogares, porque no tienen ingresos garantizados para sobrevivir. La culpa recae sobre aquellos que no obedecen el aislamiento y no sobre Bolsonaro y su gobierno.

Bolsonaro está ganando el discurso sobre el aislamiento y, de alguna manera, sobre la pandemia, porque se deshace de las responsabilidades. Porque, por otro lado, atribuye a los gobernadores la responsabilidad de aumentar la recesión y el desempleo, al promover el aislamiento social. Bolsonaro está políticamente aislado, pierde apoyo, pero ha encontrado la manera de hablar con los más frágiles. El discurso de volver al trabajo llega a quienes necesitan trabajar, además de los propietarios de pequeñas y medianas empresas, en resumen, llega a la mayoría de las personas. Las campañas de discurso y aislamiento a toda costa está perdiendo, porque no tienen esto en cuenta, hablan con quienes viven en su hogar en buenas condiciones, con quienes tienen ingresos garantizados, incluso si se quedan en su hogar. Hablan con la minoría, aunque en las encuestas la mayoría está a favor del aislamiento, porque el argumento para dar más importancia a la salud y la vida que a la economía es fuerte. Pero no tiene en cuenta que la economía es también la ganancia diaria, el hambre, la necesidad de pagar las cuentas.

El discurso genocida de Bolsonaro está dirigido a los más ricos, que controlan la economía y quieren ganar dinero nuevamente, a cualquier precio. Pero también se dirige a los más pobres, que son la mayoría, y necesitan salir de casa para sobrevivir. Las fuerzas democráticas, la izquierda, deben tener esto en cuenta si no van a aislarse. ¡Fuera Bolsonaro! hoy no incluye las responsabilidades que tiene en el genocidio diario de la gente. Es necesario lograr esto para poder llegar al impechament. No habrá posibilidades de lograr el impeachment, si Bolsonaro no aparece ante la mayoría, como el responsable de las victimas, cada vez mayores, de la pandemia. El tiene el 28% de apoyo, pero no aparece todavía con el peso de esa responsabilidad.

Fuente: Rebelión

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *