Entrevistas

“El sur de los oprimidos”. Vasapollo nos guía en un viaje entre Martí, Marx, Gramsci, Bolívar, Chávez y Fidel. Por G. Rustichelli

Con motivo del aniversario del nacimiento de José Martí, Luciano Vasapollo interviene para enfatizar cómo su pensamiento está en sintonía con el no solo de Marx sino también de Bolívar, Gramsci, Guevara.

En primer lugar, el erudito comienza por considerar la Weltanschauung en la que estaba inmerso Marx: “No se puede escapar del todo -comienza- de la peculiaridad del período histórico concreto en el que se desarrollaron sus obras, sus ideas y su acción revolucionaria. Estamos en la segunda mitad del siglo XIX caracterizada por importantes transformaciones económicas y sociales en todo el mundo ”.

Sin embargo, si la historia siempre recuerda a la Revolución Industrial, “otras colonias, como las españolas, vivieron en esclavitud. El desarrollo estuvo completamente vinculado a Cuba con la producción de azúcar. La producción del lucro de este producto, si por un lado ha desarrollado el sistema esclavista, también ha creado las contradicciones que han acelerado el proceso de autodeterminación e independencia en los últimos años ”.

Y es aquí donde hace su aparición José Martí: “vive y participa de los movimientos de luchas patrióticas. Empieza a escribir sobre sus años de deportado político en Madrid, y gracias a sus estudios funda la estructura de su pensamiento socioeconómico ”.

Sus categorías de estudio abordan “temas como el del trabajo, la propiedad, la riqueza y sin descuidar ni siquiera la vida espiritual y material de los pueblos. De esta manera logra criticar toda la estructura de la sociedad norteamericana, terminando por evaluar y afirmar el anticolonialismo español hasta el punto de lograr el auge del imperialismo norteamericano ”.

Su pensamiento fue, por tanto, histórico, social y político pero no solo: también económico, siempre desde una perspectiva democrática participativa, contraria tanto al imperialismo estadounidense como al colonialismo español.
Martí anhelaba crear “una sociedad libre, justa y de igualdad social. Una sociedad cubana en la que haya autodeterminación e independencia política a partir de la soberanía sobre los recursos nacionales, lo que también significa tener su propia economía nacional ”.

Luciano Vasapollo, sin embargo, subraya cómo “las revoluciones de independencia en lo que él llamará Nuestra América – que nosotros, para definirla mejor, a menudo llamamos Nuestra América Indoafricana – no activan una verdadera transformación de la era colonial hasta el final”. Su aspiración era llevar a Cuba a la independencia, a la creación de una república diferente a la que había conocido ”.

La Cuba que sueña es una sociedad donde “reinen la igualdad y la justicia social para las grandes masas populares”. Está a favor de los pobres, a favor de los humildes en los que la distribución de los bienes naturales ya no es fuertemente desigual, como era el caso no solo en Cuba, sino también en los propios Estados Unidos ”.

En cuanto a los recursos naturales, de hecho, “Martí sostuvo que la tierra es un bien público y por tanto debe pertenecer al pueblo, a la nación. La expropiación de la tierra fue uno de los problemas fundamentales que tuvo que resolver la nueva República, que por tanto se puede definir como trabajadores, pequeños productores. Son ellos quienes deben romper la concentración de la propiedad de la tierra y deben garantizar la redistribución de la riqueza inmobiliaria. Si esto no es socialismo, ¡dime qué es! ”

José Martí desarrolla así un programa a favor de la independencia económica: “tanto gracias a la pequeña producción agrícola como a la creación de industrias nacionales capaces de competir con las extranjeras”.

El Estado tiene una tarea muy concreta: “debe ser ante todo garante de la educación. En el centro del pensamiento martiano está la educación, la educación ”.

Muy famosa es una frase que él mismo pronunció: “ser atrapado para ser libre”.

La educación del pueblo, prosigue Vasapollo, “debe estar en el centro del proceso de libertad, del progreso técnico y científico”.

Sin embargo, esto no iba a suceder “solo en Cuba, sino en todos los países de América Latina. La República para Martí solo se puede lograr con la inclusión de los demás países sudamericanos ”.

El principio cardinal fue siempre transmitir: “amor revolucionario, amor a la sinceridad hacia el propio pueblo, hacia los amigos, hacia los hermanos y hacia la humanidad”.
Porque “sin amor y sinceridad no se produce ningún proceso revolucionario”.

Vasapollo escribió numerosos artículos en los que relacionaba el pensamiento de Martí con el de Gramsci.
“No para crear cortocircuitos teóricos o cronológicos – destaca el economista -, sino porque en mi opinión hay confluencias objetivas sobre el discurso de la cultura popular y sobre la revolución como acto profundo de amor hacia el pueblo, hacia quienes confían en ti hacia compañeros “.

Un ejemplo es “el rechazo a la dictadura cultural o la ideología del capital. Que en el pensamiento Gramciano y Marciano podemos ver el contraste con un Internacionalismo, donde la clase de los excluidos es universalmente reconocida, los hijos de los explotados como pueblo de la nueva humanidad. Hoy a estos dos grandes nombres, Martí y Gramsci, sin duda sumaría Bolívar y los dos eternos comandantes Fidel Castro y Chávez ”.
Recuperar su pensamiento hoy es importante, como “la lucha por la liberación antiimperialista. Ahora sigue sometido al dominio del imperialismo, como lo demuestra la heroica resistencia del pueblo de Venezuela y del pueblo cubano, que intenta luchar contra el infame bloqueo y la agresión que reciben todos los días ”.

Martí había teorizado la Nueva América, así como contra el imperialismo y el colonialismo, así como Gramsci había planteado el problema de la redención de clases del Sur que, afirma Vasapollo, no es una mera “perspectiva geográfica, sino una dimensión más generalizada que Gramsci refiere. a nuestro Sur ”.

“Combinando las ideas de Martí y Gramsci podemos pensar en el Sur como el Sur de los oprimidos luchando contra el Norte imperialista, sea Estados Unidos, sea italiano o europeo. La cuestión del Sur es una cuestión supranacional que se combina con concepto de soberanía nacional y soberanía de clase de los Quaderni di Gramsci y todo pasó por la creación del PCI, el Partido Comunista, cuyo centenario de su nacimiento recordaba hace unos días.

“Los comunistas, los revolucionarios marcianos y Gramscianos han guiado y aún guían las acciones de hombres y mujeres que creen firmemente en la idea no sólo antiimperialista de la autodeterminación, sino de una patria libre de cualquier dominación”.

El ideal martiano de “la superación del individuo, de la cultura, del amor, del respeto forma los derechos fundamentales del hombre y permanece en la práctica revolucionaria no sólo de Cuba”. Esto todavía se puede ver hoy, si pensamos en “los médicos cubanos en todo el mundo, los maestros cubanos en todo el mundo, la brigada médica por la que pedimos el Premio Nobel de la Paz”.

“Las diferencias -añade Vasapollo- entre el pensamiento de Martí y el de Marx están sobre todo en el espacio geográfico y en la tradición cultural en la que ambos vivieron. Marx es la expresión del movimiento de clases europeo y donde el capitalismo había alcanzado su máximo desarrollo y contradicciones de clase. Martí en cambio representa la tradición emancipada de la esclavitud de la opresión colonial “.

El erudito Vasapollo insta a los jóvenes “incluso en Occidente, a abandonar un enfoque centrado en Occidente a la visión marxista del Norte y también a llegar a la lectura y aplicación del decir y el hacer de Martí”. “Un gran revolucionario, un gran intelectual militante”.

La obra escrita y la obra práctica de Martí – lamenta – lamentablemente no es conocida en Italia y en Europa en general. Al menos no es suficiente en relación a la importancia histórica, teórica y práctica de este gran revolucionario ”.

El estudioso marxista que colabora sistematicámente con FarodiRoma está de hecho convencido de que “las disciplinas, así como los procesos revolucionarios, no se pueden vivir en compartimentos estancos, no se pueden vivir en una clave pedagógica pura, sino en una clave pedagógica revolucionaria. No quiero entrar en polémica con otros partidos, con otras estructuras, pero la Red Comunista siempre ha representado un punto de vista diferente no solo en el análisis económico y político de la crisis capitalista, sino también en la coordinación del pensamiento teórico de Marx con Lenin. , hasta Fidel en Chávez pasando por Gramsci y Guevara ”.

Nuestra tarea es “actualizar este pensamiento como una continuación del pensamiento marxista, martiniano y Gramsciano. Estos definitivamente no son hierros viejos. Basta utilizar la inteligencia, la capacidad de actualización, la valentía y el reconocimiento popular para volver a proponer como materia viva el análisis concreto de éstos en la formación de nuestros jóvenes, para formar subjetividades capaces de cuestionar el orden existente, el ‘orden imperialista y capitalista ”.

Para Vasapollo, el reconocimiento popular significa “aceptar los sentimientos de pertenencia nacional y autodeterminación a través de una cultura de ruptura pero que lleva consigo un profundo sentido de amor revolucionario”.

Dice en voz alta: “Creo que tenemos que traer este pensamiento de vuelta a lo que está pasando hoy, por ejemplo en Cuba, Venezuela, en los países del ALBA que, con sus diferencias, son sin embargo vivas transiciones al socialismo que Caminar en una modalidad de aplicación diferente y con culturas diferentes a la de los comunistas occidentales, pero a la que nos unimos con la esperanza no solo de transformar nuestro país sino de construir una nueva humanidad rica en amor revolucionario. Los comunistas que vivimos en Europa no existiríamos sin Martí, no solo, y no tanto, por razones teóricas, sino también por la capacidad de mantener vivo un faro revolucionario antimperialista que une a todos.

Estoy sumamente convencido, como también señalé en varios escritos, de que hoy es posible hacer un aporte, a los jóvenes, a los no tan jóvenes, a los académicos para que puedan hacer comparaciones no solo dentro del campo académico sino invertir en formas de experimentación, de activación del devenir histórico ”
De hecho, la Revolución “debe tener un papel intelectual colectivo y militante que trabaje por la emancipación”.

Hay que iniciar una reactivación y reelaboración de las posiciones culturales y de acción de Martí “porque los pilares de su pensamiento y escritos son esencialmente tres: la ética, el sentimiento, la postura a favor de las clases populares. La ética deriva de su cultura familiar y del concepto de amor también de carácter cristiano a favor de las clases populares. Martí pretendía crear un canal de resistencia a la autodeterminación abierto para Cuba a toda América Latina.

Estudió mucho “economía y esto es importante. Porque a través del conocimiento de la realidad económica y política de un país es posible proponer soluciones adecuadas para concentrar y centralizar pero no a la manera del monopolio capitalista. Cuando Martí llega a Estados Unidos, queda fascinado por el movimiento obrero y sus ideas de igualdad entre los hombres. Igualdad que da el trabajo que enriquece al hombre y le da ventajas físicas, materiales pero sobre todo morales ”.

El problema era “la apropiación de la riqueza no obtenida con el trabajo propio sino con el de los demás, lo que genera una contradicción entre propiedad y riqueza”.

Por eso Martí solía decir: “Mira, el monopolio es un gigante a las puertas de los pobres. Todo lo que se puede emprender económicamente está en manos de grandes empresas y corporaciones formadas por asociaciones de capital. No podemos oponernos a ella sin un partido con capacidad revolucionaria.

Una idea fundamental también para todos aquellos jóvenes occidentales que quieran cuestionar el estado actual de las cosas. Para ello deben volver la mirada al pensamiento de Bolívar, Gramsci, Fidel Castro y Chávez para estudiar concretamente los caminos de la emancipación colectiva ”.

Vasapollo concluye: “Hoy, en esta fase de crisis económica sistémica agravada por la crisis social de la pandemia, el aliento de quienes quieren una humanidad diferente debe ser más amplio. Tenemos que volver a pensar en las fases históricas de la política de transformación, en los ciclos revolucionarios. La estrategia de cambio debe estar relacionada con pasos tácticos. El sentido de la revolución, de la espiritualidad en el amor por los que te aman, se paga amor con amor, por hacer política revolucionaria, por la capacidad de crear cultura de clases, por la acción diaria en el sentido revolucionario que leemos en Martí y ese es referencia para un estudio actual y la práctica del cambio “.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *