Homenajes

Odas a la Revolución: SON DEL BLOQUEO Y DEFENSA DE LA NACIÓN

El triunfo de la Revolución Cubana, el primero de enero de 1959, las proezas del Ejército Rebelde y sus líderes, así como la impronta transformadora que devino aliento y paradigma para todos los tiempos, estremeció e inspiró a muchos poetas y motivaron el nacimiento de obras conmovedoras e imperecederas.

Ponemos a disposición una selección de 10 poemas escritos por destacadas figuras de la literatura, como digno homenaje al 62 Aniversario del Triunfo de la Revolución Cubana que fue, es y seguirá siendo faro de libertad, dignidad y antimperialismo para muchos pueblos del mundo.

 

Poemas de Nicolás Guillén y Ángel Augier

 

SON DEL BLOQUEO

Nicolás Guillén

Kennedy con su bloqueo

Nos quiere cerrar el mar,

Quenedí, quenedá,

Afeitar a los barbudos,

Volvernos a esclavizar.

Quenedí, quenedá, ¡qué bruto que es el Tío Sam!

Quenedá.

 

Ni un paso atrás, compañeros,

Amigos, ni un paso atrás,

Quenedí, quenedá,

Plomo y plomo al enemigo,

Plomo y plomo y nada más.

Quenedí, quenedá.

¡Que bruto el Tío Sam!

Quenedá.

 

Martí quiso a Cuba libre

Y Fidel dijo: ¡Ya está!

Quenedí, quenedá,

Con bloqueo o sin bloqueo

Libre por siempre será.

Quenedí, quenedá,

¡que bruto que es el Tío Sam!

Quenedá.

 

¡Lárgate, yanqui, de aquí!

Quenedí.

¡Déjanos, Kennedy, en paz!

Quenedá.

 

Porque si no vas a ver,

Vas a ver,

El plomo que lloverá.

Ay, vas a ver

El plomo que lloverá.

Quenedá.

 

Nicolás Guillén, (1902 – 1989). Periodista, poeta y político cubano, considerado por su obra como Poeta Nacional de Cuba Guillén enmarcó su obra dentro del negrismo y los procesos de mestizaje y transculturación, mismos que denominó como el «color cubano». Estuvo entre los fundadores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, siendo el primer presidente de esta organización. Fue merecedor de la Orden José Martí en 1981.


DEFENSA DE LA NACIÓN

Ángel Augier

 

Sufre el imperio criminal un sueño,

que padece aún más cuando delira:

robarle a Cuba el aire que respira

e imponerle al águila por dueño.

Más vale que abandone tal empeño,

pues si fuera verdad y no mentira,

Cuba se convirtiera en una pira

por reducir cada invasor a leño.

El fuego sirve a Cuba en su destino

de fundir vida nueva en el camino

del ser humano que trabaja y crea,

y prefiere cumplir cada mañana

esa función de dignidad humana

de ennoblecer con su función la idea.

 

 

Ángel Augier, (1910-2010). Poeta, investigador literario, crítico, ensayista y periodista. Miembro de Número de la Academia Cubana de la Lengua. Fundador de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *