Columna de la REDH-Cuba en el periódico Juventud Rebelde

Toda la presente situación en Palestina, en los territorios ocupados, en Cisjordania y Gaza ha formado una verdadera pesadilla, un moderno «infierno de Dante». Solo hay que ver las imágenes de civiles muertos, especialmente mujeres y niños.

La desproporcionada ofensiva militar de Israel, con una maquina y barbarie Sionista, con un arsenal de alta tecnología muy poderoso contra un pueblo desarmado es, en mi opinión, un crimen de guerra. Las «respuestas» militares de Hamas son muy desproporcionadas. En cualquier caso, este hecho no justifica las continuas hostilidades militares que vuelvo a recalcar son desiguales. La lógica de «mantener distancias iguales» entre Palestina e Israel por parte de la mayoría de la comunidad internacional es inaceptable e hipócrita. El pueblo de Palestina hace lo que haría cada pueblo en su lugar, defiende sus hogares, el agua, su tierra cultivada, sus propias vidas. El derecho de todo pueblo a defender el derecho a existir.

El conflicto no tiene carácter religioso, es principalmente la esencia de la lucha del pueblo palestino durante los ultimos 73 años, por una patria libre e independiente, dentro de sus fronteras de 1967, con Jerusalén Oriental como su capital, con el derecho de los refugiados a regresar a sus hogares ancestrales, un estado palestino independiente y libre en paz, en convivencia con el estado de Israel. Ésta es la esencia de las decisiones de la ONU. Este es el derecho internacional.

El brote comenzó con los llamados fallos judiciales israelíes considerados «legales» hace 15 días que obligaron a 70 familias palestinas a ser expulsadas de sus hogares. Al mismo tiempo, los colonos israelíes, respaldados por las fuerzas de seguridad, atacaron a los manifestantes palestinos. Si esto no fuera suficiente al final del Ramadán, la policía israelí atacó a los peregrinos con una fuerza injustificada aun dentro de la mezquita Al Aqsa, la tercera mezquita más importante del mundo arabe.

Los asentamientos ilegales, la colonización ilegal continúa a pesar de las resoluciones de la ONU, la infraestructura de los territorios ocupados, el agua, la energía, la cadena alimentaria están completamente controlados por el estado Israeli. El pueblo palestino se encuentra en una situación sumamente desfavorable, inhumana, con un racismo sistémico que acepta en su propia patria con formas de destruccion, cultural, ambiental, insultos, con asesinatos que nunca llegan a las cortes Israelies, al injustificado encarcelamineto ilegal de cienes de palestions, entre ellos ninos y ninas, incompatibles con el funcionamiento democrático de un estado. El llamado mundo “libre” no escucha, no ve, no siente, trata de igualar lo imposible.

La reciente propuesta de la delegación Rusa a la consejo de seguridad de la ONU ( 15/4/21), en mi opinión, muestra el camino a la esperanza de un cese inmediato del derramamiento de sangre, a un retorno a la diplomacia activa, a la búsqueda de salidas prácticas a la aplicación del derecho internacional. La diplomacia debe eclipsar la guerra, la violencia, el sufrimiento de la gente, especialmente los ancianos, mujeres y ninos.

Espero y deseo que los valores humanitarios sean una fuente de inspiración para un debate y un diálogo sustantivos entre los dirigentes israelíes y palestino lo mas antes posible.

Benjamin Netanyahu debe abandonar la retórica de la guerra, detener las atrocidades y los implacables atentados asesinos y aceptar una cumbre con el presidente palestino Mahmoud Abbas. La mediación de Moscú en este sangriento conflicto es un «rayo de luz en la oscuridad».

Debo señalar con fuertes críticas que la postura de el liderazgo político de Estados Unidos, de apoyar, aprobar y tolerar indirectamente la continua brutalidad israelí contra la población civil en Palestina,esto demuestra la diferencia esencial entre quienes insisten hoy en la diplomacia y la coexistencia pacífica de los pueblos basada en la justicia y el derecho internacional con aquellos que “abrazan” la diplomacia del cañón y los carros de guerra. Ellos no se pueden justificar bajo de ningún lenguaje “politico”. Lo hemos visto recientemente en Ucrania, lo vemos en sanciones inhumanas e ilegales contra Cuba, Venezuela,Crimea, Irán, etc. …. esto no es diplomacia, es hegemonía arrogante. Es la esencia del imperialismo del siglo 21, tampoco es la política moderna la que se ajusta al siglo XXI, ¡es la política medieval!

Los pueblos del mundo en cada capital en grandes numeros, en los cinco rincones del mundo, estos dias estan marchando contra la barbarie sioniosta, estan marchando en plena solidaridad con el pueblo Palestino. La REDH estos últimos días, ha contribuido con un pequeño grano de arena con su trabajo y su llamado para construir un muro de paz contra el imperialismo y las guerras que ocupan mas y mas cada dia lo peor que podría vivir la humanidad. Palestina no está sola.

SOMOS TODOS PALESTINOS!

 

Costas Iychos

 

Coordinador del capítulo Griego de la REDH

Ex ministro alterno de defensa de la República Helénica

Ex diputado del parlamento de la República Helénica

Por REDH-Cuba

A %d blogueros les gusta esto: