Opinión

#Cuba, diana de una guerra no convencional. Por Lázaro David Najarro Pujol

Con mucha razón el cronista y escritor colombiano Juan Antonio Gossaín Abdalah, ante tantas patrañas que inundan el ciberespacio, calificó a las redes sociales como antisociales. «Esto hace mucho daño, es el desprestigio total de las redes» y también sentenció: «Las redes antisociales, ¡me tienen desesperado!».

Lo que Gossaín Abdalah declaró el 19 de noviembre de 2020, a la revista Primicia Diario, de Colombia, lo está sufriendo actualmente Cuba, pero con más intensidad que en su país. Estados Unidos utilizas «LAS REDES ANTISOCIALES» y plataformas digitales poderosas como guerra no convencional contra una nación pequeña de tamaño, pero con gran dignidad.

En Colombia las campañas comunicacionales han sido utilizadas para desacreditar las justas demandas del pueblo de la hermana nación. Son verdaderas manifestaciones pacíficas, bien organizadas, enarbolando la bandera de su país.

—Lo que ha pasado no es fácil de explicarlo ni de entenderlo. Cuando aparecieron las nuevas tecnologías, todos hicimos fiesta por la inmediatez, pero pronto el internet apareció con la mentira, la manipulación, la farsa… ¡Las patrañas inundaron las redes sociales!, enfatizó Juan Antonio Gossaín Abdalah.

En Cuba las redes sociales fueron utilizadas y financiadas desde EEUU para movilizar mercenarios, delincuentes, gusanos (como los denominó el pueblo de la ínsula) y no pocos ingenuos, pero no enarbolaban banderas cubanas, sino del país norteño, cuyo gobierno somete a la mayor de las Antillas al bloqueo más largo de la historia de la humanidad.

No fueron manifestaciones pacíficas, sino vandalismo, robo con fuerza, incitación, desacato al orden público… Los policías, como única coraza contra las piedras, punzones y cóctel molotov, portaban como armas la moral, los principios…

La Policía Nacional Revolucionaria la integran hombres y mujeres del pueblo, hombres y mujeres sencillos que están sufriendo igualmente los efectos del cerco gringo contra su país en medio de una epidemia que EEUU utiliza como un arma de guerra.

Lamentablemente la mayoría de las personas son jóvenes entre 25 y 37 años, gran parte de ellos presentan historiales delictivos.

A la manipulación orquestada desde EE.UU. se prestaron, inescrupulosamente, medios de comunicaciones que, sin ninguna objetividad, se hicieron ecos de noticias falsas, imágenes que no corresponden a Cuba, como las de Alejandría y Buenos Aires como si fueran sitios de La Habana.

Hasta el presidente actual de Estados Unidos, quien mantiene el bloqueo de más de 60 años a Cuba (y las 243 medias establecida por la anterior administración de la Casa Blanca), mintió al hablar de represión y desaparecidos en un país en el que jamás se ha reportado ni un solo desparecido. Dice cínicamente estar muy preocupado por el pueblo de la Isla. Pero no lo demuestra con el levantamiento del bloqueo económico, financiero y comercial.

Ante el fracaso de la incitación a la revuelta social, el gobierno de EE.UU. emplea sus más sofisticados medios contra Cuba. Y para mayores desprestigios intentaron utilizar la corrompida Organización de los Estados Americanos (OEA) como instrumento manipular.

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, remarcó la derrota de la maniobra impulsada por Washington contra la isla que buscaba imponer una reunión del Consejo Permanente de la OEA, prevista para este miércoles 28 de julio.

El encuentro tenía el supuesto fin de dialogar sobre la situación en Cuba después de los disturbios del pasado 11 de julio, instigados desde Estados Unidos y acompañados por una fuerte campaña en redes digitales y medios internaciones que fue denunciada por autoridades antillanas.

En un tuit Bruno Rodríguez señaló que el rechazo de la mayoría de los Estados miembros de ese foro regional obligó a la suspensión de la sesión y agradeció a los países que defendieron la dignidad latinoamericana y caribeña.

Cuba es diana de una guerra no convencional que incluye la exacerbación de la violencia en espacios digitales y la difusión a escala global de fake news (noticias falsas) para tergiversar la realidad y estimular la desestabilización del país.

Recientemente, el titular de Relaciones Exteriores de la Isla, reafirmó que en la nación no hubo un acto de represión contra el pueblo, como tampoco existió un estallido social el 11 de julio, y rechazó las calumnias difundidas al respecto.

También el canciller cubano denunció el uso de la aplicación móvil Clubhouse, de la plataforma Apple, para organizar a sectores contrarrevolucionarios en planes de desestabilización.

En el cable publicado por Prensa Latina se precisa que la Casa Blanca no debería olvidar que cibertropas organizadas en la Internet profunda asaltaron el Capitolio en enero de 2021, convocadas por la mentira de que el actual mandatario, Joe Biden, arrebató la presidencia a Donald Trump, agregó en otro mensaje.

Clubhouse, red social de chat de audio, cuenta con una amplia variedad de grupos y salas virtuales para dialogar sobre diversos temas, programas de entrevistas, música, contactos, citas, presentaciones, discusiones políticas y más.

El gobierno de la isla denunció: «se dedican cuantiosos recursos, no es algo improvisado. Es algo muy bien diseñado, estructuras y agencias de los Estados Unidos con laboratorios dedicados a crear estas condiciones y lograr sus objetivos».

¡Que hipocresía!: EE.UU. que desata guerras contra el TERRORISMO, ahora estimula el terrorismo contra embajadas de Cuba en diferentes países, entre ellas Panamá y Francia. Es la impotencia ante tantas derrotas en la ONU y su intento de desestabilizar el orden en nuestra Patria.

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *