Díaz-Canel y el marxismo como ciencia de la dinámica de la lucha de clases. Por Luciano Vasapollo y Rita Martufi

Teoría y práctica del análisis espacial-sectorial con el método del materialismo histórico.

En el contexto de la evolución histórica del Sur neocolonizado y de los subordinados en el mundo actual, se actualiza una metodología y línea de investigación de desvinculación (como ya en los estudios de Samir Amin, Hosea Jaffe, el nuestro en el propuesta del ALBA euro-afromediterránea y otras), con una visión crítica de la política económica y sociológica orientada a interpretar las realidades de los movimientos y culturas desde una perspectiva antiimperialista. Es así como todo se conecta con la dinámica en las contradicciones capital-ambiente y capital-trabajo, y en la relación Sur y clase, con la cuestión de las nuevas características del mundo del trabajo, en la construcción de la unidad de los sujetos subordinados,  en las posibles transiciones pos-capitalistas.

Nuestra escuela marxista de crítica a la política económica dominante se desarrolla a nivel internacional con intelectuales militantes, con instituciones de gobiernos progresistas y revolucionarios, con profesores universitarios, investigadores de grandes y décadas de experiencia y por jóvenes estudiantes de la escuela marxista de antropología económica que se refiere al Centro de Estudios de Transformaciones Económicas y Sociales CESTES-PROTEO y al prof. Vasapollo y Dra. Rita Martufi. Se toman en consideración y profundizan las diferentes culturas del sur, plurales pero dialogantes en general, su entrelazamiento con el modelo social, económico, productivo y distributivo existente hoy en los diferentes ámbitos considerados y la relación de estas últimas en el contexto histórico y económico con analisis espacio-temporales.

La dimensión revolucionaria de la clase se subraya así en la posibilidad de las actuales transiciones socialistas como eje sustentador en el que se desarrollan temas de la teoría y la práctica de las transiciones posimperialistas y en éstas de aquellas más específicamente orientadas a la planificación socialista, tales como, por ejemplo, el tratamiento crítico y actual de la vigencia en el materialismo histórico y dialéctico en la actualidad de la cuestión de clases y, en particular, la alianza entre campesinos y trabajadores, y su composición y perspectiva político-social en la fase actual de la transición de la globalización neoliberal a la competencia y los conflictos intercapitalistas.

Proponemos profundizar e investigar, en términos de comparación dialéctica y de valorizacion de las características peculiares y homogéneas, las culturas del Sur del mundo, de manera particular y con atención específica puesta en el área de la Europa mediterránea (centrando la atención y reflexión sobre el valor y extrema actualidad de la cuestión del Sur en relación con el Sur de Italia, Europa y el Mediterráneo en general), con posibles referencias a América del Sur (con focos en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Colombia, Bolivia o mejor dicho las comunidades andinas) y la zona de Oriente Medio.

Díaz-Canel destaca cómo el método científico del marxismo, “Desde su nacimiento ha dado fundamento científico a la dinámica de la lucha de clases del siempre activo proletariado mundial de cada país y de la clase obrera internacional, que ha demostrado que posee una poderosa capacidad explicativa ante las constantes transformaciones, por su capacidad de autodesarrollo y asimilación crítica de los saberes acumulados en cada momento, y de ampliar su mirada sobre el tema de la Revolución sin dogmas.”

“La objetividad de sus postulados se revela de manera particular en tiempos de crisis donde sobre todas las cosas escasean las propuestas para salir de ella”.

Este, por ejemplo, es un camino necesario como parte del proceso de actualización del modelo de desarrollo socialista en Cuba, que sitúa a la investigación, la formación, la ciencia y la innovación como uno de los pilares del trabajo del Partido y del Gobierno.

Así lo afirmó el presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en el mensaje enviado al Foro Internacional de Partidos Marxistas, creado de manera virtual y organizado por el Partido Comunista de China, en agosto de 2022.

Se trata de replantear las hipótesis gramscianas de la hegemonía cultural como alianza moderna de las subjetividades sociales (obreros, campesinos, empleados, trabajadores del conocimiento, comerciantes y pequeños empresarios) en la perspectiva de la hegemonía para un gobierno democrático de base popular.

La reflexión propuesta es una busqueda partidista, del lado del Sur, de las razones de los pueblos del Sur, de la cultura de la tierra, de una civilización de clase con un análisis socioecológico real; antagónica al capitalismo neocolonial e imperialista con una lógica eminentemente productivista, otra cara de las consecuencias de un modelo social y productivo depredador. En un contexto histórico moderno en el que se replantea con fuerza el tema del conflicto entre el capital y el medio ambiente, en la dimensión clave del conflicto entre el capital y el trabajo, la referencia histórica a las civilizaciones de la clase campesina y obrera y en general sureño, de los subalternos, lejos de ser una inclinación a teorizaciones benévolas hacia las teorías del sureñismo conveniente o desafortunadas teorías como la economía circular, la economía verde, el decrecimiento, representa un momento de reflexión para pugnar por la búsqueda de un equilibrio armonioso entre una sociedad liberada del trabajo asalariado y de la naturaleza y economía del valor, en una dimensión de socioeconomía crítica y de valores de clase, de un Sur liberado del antagonismo inducido por la búsqueda de la maximización de ganancias.

En conclusión, siempre es necesario analizar a partir de la búsqueda proactiva de modelos sociales, económicos, productivos y ambientales alternativos. En la línea de este propósito, se sustentará la necesidad de la construcción de un modelo diferente de relaciones entre países y pueblos de transición PLURIPOLAR, multicéntrico y anticapitalista, a partir de las transiciones al socialismo de Cuba, Venezuela, acompañado de un modelo productivo diferente y modelo social, urgente e ineludible por las agudas contradicciones del presente.

En la misma asamblea antes mencionada, Miguel Díaz Canel subrayó las formas y modos en que el método científico del marxismo en Cuba, con un modelo socialista democrático sostenible y participativo al que se aspira de inmediato, que se ha fusionado con lo mejor de la tradición revolucionaria nacional,  de carácter universal y abierto, que tuvo entre los máximos exponentes a José Martí y Fidel Castro Ruz.

Fuente: Faro di Roma

A %d blogueros les gusta esto: