Cuando el gobierno de israel aplica la ordenanza editada por el Mandato Británico llamada Regulaciones de Emergencia de 1945 para confiscar cualquier terreno situado en áreas de gobierno militar, sus propietarios árabes resultan expulsados, la segunda ordenanza entra en juego. Dado que la tierra ya no está siendo cultivada por sus propietarios árabes, el Estado se puede adueñar de ella en su calidad de “tierra yerma” y cedérsela a colonos judíos para que la cultiven (es decir, colonos a quienes se permitirá que la cultiven). El robo de tierras basado en esta “jugada doble” se dirigió asimismo contra aquellos árabes israelíes que no llegaron a huir. …

Del libro La cuestión oculta y otros textos. Editorial Bósforo Libros. Sergio Pérez Pariente (ed.)

Más adelante encontramos en el capítulo un informe de un funcionario de la ONU sobre sus visitas a los campos de refugiados Palestinos, en ese documento declara que si preguntas a los refugiados Palestinos en qué lugar quieren asentarse, Transjordania, Egipto, Siria, siempre responden lo mismo: “Palestina … Palestina … Palestina”. ¿Y ahora va a venir el asesino declarado Netanyahu anunciando que va a robar en los primeros 60 días de su régimen sionazi a miles de Palestinos su tierra? ¿Es absurdo preguntar qué van a hacer los gobiernos que pueden intervenir para impedirlo? Porque impedir semejante crimen de guerra (así es declarada por el Derecho Internacional la ocupación neocolonial) es responsabilidad de quienes resultan autoridad con fuerza en el mundo. Aquí todo se reduce a la fuerza, lo escrito no se aplica más que al débil, la ley no sirve, es burlada a diario, lo que quiere el imperio como ley es el resultado de su violencia, es el facto. Palestina, como los pueblos del mundo, tienen obligación de mantener y defender la Ley de Derechos porque es el pilar de la justicia, pero no nos engañamos, enfrentados a una fuerza violenta, tenemos el derecho a la rebelión reconocido en todos los argumentarios internacionales reconocidos desde los siglos pasados en la revoluciones sociales marcaban el paso de la Historia.

Ya ha transcurrido más que el tiempo razonable de espera, no preguntamos si van a intervenir las potencias para impedir el crimen de guerra de los sionazis comandados por Netanyahu, hay que exigirlo. El Consejo de Seguridad de la ONU declara que los asentamientos – asesinamientos son, evidentemente, ilegales. Queremos saber que dicen la verdad, queremos ver que hacen sobre el terreno. Los asentamientos – asesinamientos abren una brecha tras otra en la Tierra Palestina, ¡salgan de los despachos!, ¡quedarse mirando los convierte en cómplices!, abran la boca o se asfixiarán, pisen tierra Palestina, anden por ella, pongan su corazón en defensa del Pueblo, o morirán escleróticos. ¡Rebélense! ¿no han recogido esa acción como un derecho para hacer justicia? ¡Pues cumplan con lo que afirman! Palestina, la región de Medio Oriente, el suelo del mundo entero cruje y quiere desechar tanta malformación, tanta irracionalidad, tanto nazismo y fascismo en sus nuevas formas. La Historia los va a reconocer como lo que hacen. Respondan a los asesinamientos -asentamientos, a los crímenes de guerra que van a sumar a los cometidos desde 1948, a la división y entrega de Palestina que los ingleses forzaron en noviembre de 1947 para establecer su negocio con la fracción sionazi de los judíos. Cada asesinato que éstos causan a diario en Palestina debería meterse en su cabeza y revolvérsela, ¿no les da vergüenza? Todo lo que necesita el Pueblo Palestino es solidaridad, ¡cumplan con sus compromisos!

Aquí tienen una ocasión para ir empezando mientras articulan el cumplimiento de todos los deberes mencionados:

Electra Consumer Product, perteneciente al holding sionazi Elco Ltd, ha acordado con Carrefour colaborar. Electra Consumer (Elco Ltd) tiene sus establecimientos en los territorios invadidos y ocupados de Palestina, y uno de sus brazos se dedica directamente a la construcción de asentamientos en los territorios que roban los sionazis al Pueblo Palestino, y se dedica a controlar los conductos de agua robada y lleva los medios de comunicación dentro del aparato armado de la entidad neocolonial. (Estimado lector o lectora, ¿se hace usted idea de qué personajes pueden formar parte de esa lo que sea Electra Consumer Product?). Elco Electra Consumer, el nombre con el que se ocultan los sionazis para eso robos, es una de las 112 empresas neocolonizadoras que colaboran en los crímenes de guerra sobre territorio Palestino atentando contra el Pueblo. Como en el caso expuesto es la multinacional Carrefour la que se dispone para colaborar con semejantes personajes, ¿va a hacer algo el gobierno francés?, ¿¡ va a hacer algo el gobierno francés!?, ¿¡hace falta repetir la pregunta!?

¿Quién va a comprar en Carrefour? ¡No voy a comprar en Carrefour! Los asentamientos – asesinamientos neocoloniales son crímenes de guerra, no hay que dar dinero, fondos, a los colaboradores de quienes cometen los crímenes. ¡No voy a comprar en Carrefour!

Por REDH-Cuba

A %d blogueros les gusta esto: