Em defesa da democracia, em defesa do povo brasileiro

In defense of democracy, in defense of the brazilian people

Desde la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad asistimos con gran preocupación a los acontecimientos políticos que  vienen sucediendo en Brasil.

Denunciamos en su momento el golpe parlamentario contra la Presidenta legítima Dilma Rousseff, y protestamos contra el encarcelamiento, sin pruebas, del Presidente Lula, cuyo único delito fue sacar de la pobreza a millones y millones de brasileños y brasileñas, algo que las élites trasnacionales y el imperialismo estadounidense no perdonan.

Ahora, asistimos con horror al auge de un candidato abiertamente fascista, misógino, homófobo y racista. Un candidato que representa todos los anti valores de una sociedad democrática. Este auge se enmarca en la profunda crisis que el modelo económico neoliberal ha provocado en nuestras sociedades, y se monta sobre el odio y la frustración de amplias capas de la población, para elevar y posicionar figuras como Trump, Le Pen, Salvini o Netanyahu.

La victoria de una candidatura abiertamente fascista como la de Bolsonaro en Brasil no solo sería una tragedia para el pueblo brasileño, un holocausto social contra los pobres, mujeres, negros, comunidad LGTBIQ y en general, contra la democracia brasileña. También sería desastrosa para los avances por la emancipación de América Latina, un freno para el conjunto de las fuerzas y gobiernos populares en América Latina y el Caribe, y un retroceso para la humanidad en su conjunto.

En este momento histórico, hacemos un llamado a la unidad de todas las fuerzas no solo de izquierda y progresistas, sino, sobre todo, a la unidad de las y los demócratas, para conformar un frente contra el fascismo que impida regresar a los fantasmas que tantos muertos y desaparecidos han dejado en Nuestra América.

Llamamos, por tanto, a luchar contra los intereses de las grandes élites económicas y mediáticas, y defender el legado de Lula y la democracia, legado que hoy se manifiesta en el binomio Fernando Haddad-Manuela D’Avila. Es imperativo que Brasil regrese a la senda de donde los golpistas la apartaron, una senda de soberanía y justicia social para el pueblo brasileño. Porque creemos en un Brasil feliz de nuevo, no pasarán.

9 de octubre de 2018