Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

Declaraciones

Declaración de la Red de Solidaridad con Cuba en Estados Unidos

En las últimas semanas, Cuba ha enviado cientos de profesionales de la salud a más de una docena de países de Europa, Asia, así como a países vecinos de América Latina y el Caribe.

Los profesionales cubanos integrantes del Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve, han sido recibidos con profundo agradecimiento, como se puede ver en varios vídeos de YouTube, donde se documenta su llegada y trabajo en Italia.

La reacción de EE.UU. a la respuesta humanitaria cubana ha sido más que vergonzosa e irresponsable. El Departamento de Estado de EE.UU. ha advertido a los países que no busquen ayuda de Cuba diciendo que “Cuba ofrece sus misiones médicas internacionales a los afectados con #COVID19 sólo para recuperar el dinero que perdió cuando los países dejaron de participar en el abusivo programa,”

La Red Nacional de Solidaridad con Cuba y las casi cuarenta organizaciones estadounidenses que la componen, condenan enérgicamente esta falsa y engañosa caracterización de la solidaridad médica de Cuba. Los cubanos estuvieron en Haití después del terremoto, en África combatiendo el Ébola, incluso ofreciendo ayuda a las víctimas estadounidenses del huracán Katrina.

Cuba no sólo coopera en el tratamiento de los pacientes, sino que también ha compartido su medicamento, como el Interferón Alfa-2B Recombinante (IFNrec),

Los Estados Unidos critican a Cuba, pero han sido incapaces de ofrecer cooperación médica o solidaridad a los países afectados que se enfrentan a la pandemia de COVID 19, ni ofrecer puerto seguro al crucero SM Brenan como lo hizo Cuba.

La solidaridad médica cubana es un pilar de su sociedad y se fundamenta en el concepto de la atención sanitaria como un derecho humano. Esto contrasta fuertemente con los Estados Unidos, donde 27 millones de personas no tienen seguro médico, donde no se garantiza permiso por enfermedad, lo que obliga a muchas personas a trabajar mientras están enfermas, y donde las familias pueden verse seriamente afectadas por una obscena deuda médica.

¿Cuántos médicos estadounidenses pudieron obtener su educación médica en las universidades de los Estados Unidos sin costo alguno, incluyendo libros, vivienda, un estipendio y nutrición? Ninguno.

Comparemos esto con el sistema cubano que ofrece educación completa sin costo alguno e incluso educa a estudiantes de medicina de todo el mundo, incluyendo estudiantes provenientes de los Estados Unidos – el mismo país que ha impuesto más de 60 años de brutales sanciones al pueblo cubano. Desde el año 2000, la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba (ELAM) ha graduado casi 200 jóvenes de los Estados Unidos. Su única obligación moral es regresar a sus países y trabajar en las comunidades necesitadas.  

Comparemos de nuevo lo que hace Cuba con los honorarios que puede obtener de sus misiones médicas. Cuba utiliza esos fondos para proporcionar la salud general y el bienestar de todos sus ciudadanos, mientras que los ejecutivos de las empresas farmacéuticas, de seguros y de los hospitales con fines de lucro de los Estados Unidos amasan fortunas individuales, dejando a la mayoría de nuestra población luchando por una atención de salud adecuada, culturalmente competente y asequible, y los médicos se ven obligados a trabajar para favorecer a las empresas  de “atención médica” con fines de lucro. 

Nos unimos al Ministerio de Relaciones Exteriores cubano en la protesta por las declaraciones del Departamento de Estado de los EE.UU: “La campaña de desprestigio del Gobierno de los Estados Unidos es inmoral en todas las circunstancias. Es particularmente ofensiva para Cuba y el resto del mundo, en tiempos de una pandemia que nos amenaza a todos, y cuando todos deberíamos esforzarnos por promover la solidaridad y ayudar a los que lo necesitan”.

Nos unimos al congresista Jim McGovern y a otros en el llamado a terminar con la política genocida de los Estados Unidos: “Estoy de acuerdo con los que piden a los Estados Unidos suspender las sanciones a Cuba para facilitar la ayuda humanitaria en medio del Covid-19.”

Como un ejemplo adicional sobre el cuidado de la salud en Cuba, por favor vea el documental de PBS sobre la vacuna cubana contra el cáncer CimaVax que está programado para ser transmitido a partir del 1 de abril de 2020.

Estos son tiempos de solidaridad, no de bloqueos. A nombre de la Red de Solidaridad con Cuba en Estados Unidos, exigimos poner fin al bloqueo de EE.UU. contra Cuba.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: