Opinión

Fidel Castro y su valioso ejemplo de hermandad con África. Por María Inés Álvarez Garay

Las luchas contra la dominación y discriminación racial en África tuvieron en Fidel la máxima expresión del internacionalismo, como defensor de los derechos del hombre. El líder de la Revolución Cubana extendió su ayuda al pueblo africano oprimido durante décadas por el colonialismo y regímenes segregacionistas.

Al triunfar la Revolución Cubana, en enero de 1959, Argelia se encontraba en plena lucha de independencia contra el colonialismo francés, Cuba decidió apoyar al país africano.

Argelia marcó el inicio de la colaboración internacionalista de la mayor de las Antillas en África.

En 1961 el gobierno cubano envió un barco con apoyo a las fuerzas militares de Argelia, a su regreso a La Habana trajo consigo a cientos de heridos y niños huérfanos para ser atendidos.

“Nunca olvidaremos cómo ustedes [los cubanos] cuidaron de nuestros huérfanos y a nuestros heridos”. Ahmed Ben Bella, primer ministro de la República de Argelia, 16 de octubre de 1962

Luego, la participación de Cuba en misiones internacionalistas para la liberación de regímenes racistas y colonialistas se hizo presente en países como Ghana, Congo (Brazzaville), Zaire, Guinea Ecuatorial, Zimbabwe, Etiopía, Somalia, Eritrea, Yemen, Tanzania, Angola, Namibia y Guinea Bissau.

La batalla decisiva contra el apartheid fue la de Cuito Cuanavale, librada en Angola entre diciembre del ’87 y marzo del ’88. Luego de meses de enfrentamiento, los soldados cubanos y angoleños evitaron el avance de las tropas sudafricanas.

“¡La aplastante derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale constituyó una victoria para toda África! ¡Esa contundente derrota del ejército racista en Cuito Cuanavale dio la posibilidad a Angola de disfrutar de la paz y consolidar su propia soberanía! ¡La derrota del ejército racista le permitió al pueblo combatiente de Namibia alcanzar finalmente su independencia!”. Nelson Mandela, líder antiapartheid y expresidente de Sudáfrica.

Actualmente los vínculos bilaterales de Cuba y los países de África están basados en ese sentimiento de solidaridad e internacionalismo, del cual las naciones más oprimidas durante años se sienten agradecidas y honradas. Gracias a Fidel Castro, el precursor de esas ideas revolucionarias.

África es parte esencial de lo que somos hoy los cubanos, y Fidel fue consecuente con este postulado que guió desde los mismos inicios de la Revolución Cubana las especiales relaciones con el continente africano.

Fidel se refería a la presencia de su país como un “deber de compensación”, por lo que aportaron los africanos en la formación de Cuba, sus raíces, su independencia y su cultura.

Nuestro eterno Comandante en Jefe presagió el futuro. Poco más de medio siglo después, han pasado por África miles de profesionales cubanos, no solo en de la salud sino también de la educación, la cultura, el deporte, la agricultura. y muchos otros.

En nuestra Cuba solidaria se han graduado más de 30 mil estudiantes africanos en varias especialidades en la que se destaca la Medicina.

En la actualidad son miles los cubanos que laboran en más de 32 países de este continente, la gran mayoría trabajadores de la salud (más de 75 mil).

Hoy ayudamos y colaboramos con África para librar otra gran batalla: la de la salud de los pueblos, un derecho de todos.

Cuba una vez más se ha hecho notar por su solidaridad y sentimientos internacionalistas y de hermandad con nuestros queridos hermanos africanos.

Aquí estamos, a su lado, combatiendo mano a mano esta pandemia despiadada que azota la humanidad y le ha arrebatado tantas vidas.

Desde Gambia, la Brigada Médica Cubana (BMC) sigue fielmente los pasos y las ideas de nuestro eterno Fidel, guiados por su ejemplo y su integridad, somos su continuidad, y como guerreros imparables arrebatamos vidas a la muerte y entregamos salud sin límites a esta madre tierra.

Más de 100 colaboradores de diferentes especialidades hacen de cada nuevo día un despertar luminoso en Gambia, no importan las condiciones y las circunstancias, cada vida salvada, cada niño sano entregado a la vida es un ¡Viva Fidel!

«Al combate corred bayameses, que la patria os contempla orgullosa, no temáis una muerte gloriosa, que morir por la patria es vivir.» como dice nuestro Himno Nacional.

Dondequiera que estés comandante querido, ahora que se acerca tu nuevo cumpleaños este 13 de agosto, seguirás satisfecho de tus trabajadores de la salud y sonreirás feliz por tu amada África.

(*) Colaboradora y profesora de la Brigada Médica Cubana en Gambia

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *