Opinión

Aniversario número 62 del Triunfo de la Revolución Cubana. Fidel vive en el devenir historico revolucionario. Por Luciano Vasapollo

Una de las grandísimas capacidades de Fidel ha sido la de construir relaciones internacionales basadas en el ejemplo concreto de la fuerza de las ideas, del hacer solidaridad activa, con su capacidad de diálogo tambien con paises no del campo socialista.
Por estas razones, entrando a fondo en un aspecto de la cuestión de la que hemos partido, vive aquel sentido de dignidad, de pertenencia, de orgullo nacional del pueblo cubano.Está muy contextualizado en el devenir histórico revolucionario. No puede ser utilizado indiferentemente en un país imperialista o en un país colonizado. Cambia por completo su significado de clase. Y lo digo teniendo presentes las páginas de las reflexiones gramscianas de los Cuadernos, el peso histórico de Estados y naciones, las diferencias entre los pueblos. Pero la vía nacional, hoy, es solamente una posible premisa de ruptura revolucionaria, pero no el horizonte. El punto no es, o mejor, no es solo Bolivia o Venezuela, Cuba y Italia. El punto verdadero es, por ejemplo, el ALBA como idea de transición. Fidel y Chavez tenían muy claro este punto de construcción política en el devenir histórico. Aquí empieza a contar la historia de una colaboración cada vez más estrecha, del intercambio solidario, de la guerra masmediática sufrida siempre por el líder venezolano, etc. Hemos hablado de ello en diferentes libros y artículos, y es también a partir de la experiencia del ALBA que, como organización política, no creemos en la identificación del partido revolucionario con el sujeto de la representación política de las clases subalternas. Los tres frentes se aproximan, pero hoy todavía no coinciden.

Por eso, como Red de los Comunistas de Italia, tenemos en mente un partido de cuadros con función de masas. Los desafíos del socialismo del siglo XXI —y esto es lo que enfrentan la Revoluciónes en Cuba y en Venezuela, o sea, las relaciones internacionales entre pueblos y gobiernos revolucionarios y democráticos progresistas, que se enfrentan a un capitalismo agresivo, luchando contra una crisis estructural de más de treinta años y con la elaboración de una sistemática estrategia de la guerra imperialista— son complejos, sobre todo porque hay que retomar — después de 1989 — el camino de construcción de la sociedad socialista de un modo en que las referencias internacionales desaparecen. Los Gobiernos cubano y venezolano han realizado medidas muy avanzadas de naturaleza económico-social, igualitarias y universales por encima de las condiciones reales de sostenibilidad para la estructura económico-productiva; por ejemplo, con fuertes coberturas universales de seguros sociales que han garantizado y todavía garantizan trabajo para todos, vivienda para todos, educación y salud gratuitas para todos, deporte gratuito para todos.

Ratifico todo lo dicho antes, solo un gigante de la historia, un auténtico revolucionario, antidogmático como Fidel, puede reconocer inmediatamente la potencialidad revolucionaria de la experiencia bolivariana, de la cual intuye, y los eventos que siguieron le dieron la razón, la centralidad del líder, de lo que Antonio Gramsci en su artículo juvenil dedicado a Lenin condensó en la palabra Jefe (Capo).

Hoy para todos nosotros socialistas revolucionarios se trata de indicar con claridad una de las bases teóricas más profundas del pensamiento antiimperialista y de prospectiva socialista. Una referencia que consigue ir más allá de la particularidad y la contingencia para plantearse como fundamento para todas las revoluciones antiimperialistas que tengan la capacidad y la fuerza de proponerse el rescate de la cultura, insertándola, como nos enseñó Mariátegui, en un proyecto de integración internacional que está en la base de la transición del ALBA.

Fuente: Faro di Roma

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *