Cartas públicas

Carta de Adolfo Pérez Esquivel, Premio Nobel de la Paz al Presidente de los Estados Unidos

Carta abierta al Presidente de los Estados Unidos de América, Dr. Joe Biden

 Recibe el  saludo de Paz y Bien que tanto necesita la humanidad en estos momentos en  que vive la incertidumbre y angustia de la pandemia del Covid 19 que está cobrando vidas, destrucción de la capacidad productiva de los pueblos, el aumento de la pobreza,  poniendo en evidencia la enorme desigualdad, la injusticia global,  la inequidad, entre  países ricos y  países pobres, desigualdad que duele en la mente y corazón de la humanidad y que es una ofensa a Dios.

 La Paz no se regala, se construye con la voluntad y esfuerzo de las personas y los pueblos y a ti te cabe como Jefe de Estado de un país líder en el mundo, ser constructor de Paz ,  buscar el bien, respetar los derechos humanos y  derechos de los pueblos a su autodeterminación y soberanía, lamentablemente violados sistemáticamente por  los gobiernos de tu país hasta el presente.

Recuerda el Evangelio :– Mateo 7,1-5- “ Por qué te fijas en la paja en el ojo de tu hermano  y no miras la viga que tienes en el tuyo…”  y reflexiona sobre la política de tu país sobre los continuos ataques  contra Cuba  y el bloqueo impuesto  desde hace  60 años, desconociendo las resoluciones de las Naciones Unidas y el reclamo del mundo para que  lo levanten urgentemente.

Te recuerdo que  Barack Obama,   al final de su mandato viajó  a Cuba, un hecho histórico y digno de recordar, restableciendo relaciones, un paso que llevaba  al acercamiento entre países. Acercarse es necesario para comprender que la política de los Estados Unidos hacia Cuba-como un símbolo de lo que sucede con los países que intentan dominar, no puede continuar  si se mantiene la agresión permanente que sufre por el bloqueo. No se puede  llevar adelante esa política de opresión a un pueblo que resiste y al  que no lo van a doblegar.

Obama  no tuvo la fuerza parlamentaria para levantar el bloqueo,  cerrar la cárcel de Guantánamo y poner fin a  las torturas, de prisioneros, que habían sido secuestrados y trasladados  desde países muy lejanos bajo ataque y ocupación de las tropas enviadas, por ustedes hasta la base militar que Estados Unidos mantiene ilegalmente en  territorio ocupado que es cubano..

Al Congreso de los EE.UU le corresponde levantar las medidas represivas que violan todos los derechos y  también soberanía del pueblo cubano.  Obama no disponía  de  mayoría parlamentaria  ni  la voluntad política de los congresistas.

El gobierno de tu antecesor Donald Trump, terminó con la política de acercamientos y diálogo, endureció las medidas contra Cuba dañando cada vez más los derechos humanos del pueblo cubano, aplicando su política de discriminación y odio también, entre otros, al  pueblo mexicano levantando el muro de la infamia. Tantos esfuerzos para  abrir caminos de paz, se destruyen al continuar  la misma política de violencia, pretendiendo imponer y someter a otros pueblos a los intereses de los Estados Unidos.

 Es preocupante que hables de los derechos humanos y amenaces a Bolivia, Argentina, bloquees a Venezuela y otros países,  apoyando los golpes de Estado en el continente como se ha comprobado incluyendo los acontecimientos  de los últimos tiempos, como el  asesinato del presidente de Haití y el silencio sobre lo que está pasando en Colombia, donde los derechos humanos son violentados todos los días por el gobierno de ese país. .

Como jefe de Estado  debes  mirar la viga que tienes en tus ojos y reflexiona hacia dónde conduce la política de tu país en el mundo.

Cuba no es una amenaza para ningún país,  es un  ejemplo de solidaridad con los pueblos. Conoces, conoces seguramente  a las Brigadas Médicas Henry Reeve, a la llamada Misión Milagro que recuperó de la ceguera a millones de latinoamericanos atendidos gratuitamente, entre otros acciones solidarias, como   el trabajo permanente  en el mundo junto a los pueblos que necesitan la ayuda para erradicar el hambre, la miseria absoluta  y la injusticia que les impide vivir con dignidad.

Y bien sabes  Joe que Cuba nunca va a someterse a la voluntad de los Estados Unidos a la agresión, a la injerencia ni a los intentos de desestabilización social por más que emplees las redes y los medios hegemónicos de comunicación. El pueblo cubano tiene la capacidad de la resistencia a pesar de todas las agresiones de tu gobierno, es un pueblo digno y con coraje demostrado desde el triunfo de la Revolución en 1959 .

La humanidad  vive momentos inciertos y dolorosos con la Pandemia del Covid 19 que afecta a países ricos y pobres,  siendo los pobres  los más afectados. Continuar con el bloqueo a Cuba y a otros países es un “crimen de lesa Humanidad”  por todo el daño que causa a la vida de las personas y los pueblos.

Dices que el sistema cubano es  un “Estado fallido”, ocultas que desde hace 60 años Cuba soporta un bloqueo injusto y  despiadado, y  que los gobiernos de los Estados Unidos han fracasado con el intento de someter y dominar ese país. Si quieres contribuir a la Paz y el respeto a las leyes internacionales debes asumir con coraje  una nueva actitud hacia el mundo política  y terminar con las políticas opresoras de tu país y construir nuevos caminos de unidad y solidaridad en bien de la humanidad.

Las personas y los pueblos tienen memoria y mantener o recuperar la memoria nos ilumina el presente. Recuerda que lo que  siembras recogerás.  No olvides Joe que nadie puede sembrar con los puños cerrados, para sembrar hay que abrir la mano, sino es imposible hacerlo.

Espero que puedas leer esta carta y reflexionar en busca de  Verdad y Justicia. Tenemos la esperanza de  que el pueblo de los Estados Unidos junto a lo que exigen  los pueblos del mundo reclamen  por el levantamiento del bloqueo a Cuba, como ya lo han manifestado varios actores de la sociedad norteamericana en tu país. La democracia no se regala, se construye con la voluntad de los pueblos y su participación como protagonistas y constructores de sus vidas y de su historia. Ya no es tiempo de colonialismos ni de Imperios. Es tiempo de la paz y la justicia.

Buenos Aires, 17 de julio de 2021.

 

 

Fundación Servicio Paz y Justicia con Status consultivo ante ECOSOC y UNESCO, ha sido reconocida con el Premio
Mensajera de la Paz por Las Naciones Unidas y Educación para la Paz por la UNESCO, Piedras 730, Ciudad de Buenos
Aires (1070), Buenos Aires, Argentina, Teléfono/Fax: 54 11 43615745, mail: secinstitucional@serpaj.org.ar,
WWW.serpaj.org.ar

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *