Entrevistas

A cinco años de la partida física de Fidel Castro. Luciano Vasapollo, «Yo también lo siento como el padre político, revolucionario y espiritual»

«Fidel Castro, a quien tuve el placer y el honor de conocer, lo siento personalmente también como el padre político, revolucionario y espiritual». El profesor Luciano Vasapollo comienza con estas palabras, respondiendo a FarodiRoma que le pidió un recordatorio del Líder Máximo cinco años después de su «desaparición física», expresión con la que el economista de la Universidad de La Sapienza subraya la historicidad de esta gran figura: «un gigante de la historia (historia con mayúscula), un gigante de la autodeterminación de los pueblos, un guerrillero -dice- que con el Che Guevara y sus demás compañeros hizo concreto el proyecto socialista, real y lo hizo en su totalidad guerra fría, a una distancia más que cercana del Imperio, es decir, del país capitalista por excelencia. En todas las circunstancias siempre ha luchado contra quienes pensaban que podían hacer del mundo entero un gran imperio económico basado en el lucro ”.

Gabriel García Márquez dijo que Fidel era ‘el elemento, la fuerza principal de la revolución, pero también su mayor debilidad’. Creo que esta frase aludía a que desde 1953 Fidel siempre ha querido sacar a la luz la corrupción, obviamente tanto la corrupción de los enemigos, pero también donde aparecía dentro de las filas revolucionarias ”, explica Vasapollo.

En FarodiRoma, el economista recuerda su larga colaboración con Fidel: «Lo he visto continuamente en los 12 años en que organizamos los foros sobre Globalización en Cuba, un evento enorme que se repetía cada 12 meses con 1200-1300 invitados cada vez, entre los cuales los economistas marxistas como yo eran una minoría y había numerosos académicos neoliberales, representantes del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, e incluso jefes de estado. Recuerdo absolutamente la profunda convicción que nos transmitió mostrándonos con hechos lo que es la democracia socialista y su capacidad para defenderla siempre con la fuerza de la razón ”.

«Todo esto -observa el profesor Vasapollo- en una época ciertamente no favorable al socialismo y el sueño de lograr la plena contaminación del fermento revolucionario en el resto del continente latinoamericano ha permanecido en gran parte un sueño, pero ciertamente sus ideas se han exportado a la mundo, y si no lo hizo con las armas, con la fuerza de las armas, lo hizo con las armas de la crítica, con su gran batalla de ideas, ofreciendo su apoyo y apoyo moral a quienes estaban convencidos de la necesidad del lucha por la liberación de todos los pueblos. Un apoyo hecho no de cotilleos sino de concreta solidaridad internacionalista «.

“Hace veinticinco años – continúa Vasapollo – fui testigo directo de ese gran e histórico discurso ante la FAO, que en 7 minutos testificó al mundo cómo se puede lograr la revolución con la creación del estado socialista. Y en su exposición, como en toda su política, nunca se olvidó del humanismo que es la espiritualidad de su pensamiento revolucionario que tiene sus raíces en Martì y Gramsci. Su oratoria alcanzó una profundidad capaz de satisfacer los más altos niveles científicos, no solo, digamos, mostrando un notable dominio de la oratoria científica en los más diversos temas, sino que siempre ha demostrado al mismo tiempo afrontar y saber afrontar lo simple. pueblo del Pueblo, con los trabajadores siempre manteniendo un nivel teórico, manteniendo siempre, de esta manera, una posibilidad revolucionaria de intervenir en el devenir de la historia, no para charlar, sino para intervenir en el proceso de devenir histórico, en lo más importante. contenidos de una perspectiva real ”,“ La suya – concluye Vasapollo – fue la batalla de ideas que demostró funcionar en todo el mundo no solo en América Latina, una poderosa herramienta para crear lo que se llamó la filosofía de la praxis, ofreciendo una relación teórica con gran importancia práctica, la gran, digamos poderosa posibilidad de movilizar pueblos en proyectos de liberación, con un rey la acción entre táctica y estrategia, una táctica radical que aporta una estrategia humanista al hombre y su superación como destinatario de sus palabras, sin él hoy el mundo ha demostrado muchas veces estar desprovisto de su arma principal, esa palabra que convierte en la práctica, en la capacidad de transformar, en la capacidad de responder siempre a las intenciones e intereses colectivos. Entonces amor, amor, empatía por los interlocutores y, digamos, la posibilidad siempre y en todo caso de ser no solo testigos directos sino actores en la dinámica de clase de las personas, para pensar y reflexionar y transformar prácticamente el mundo ”.

Sante Cavalleri

Fuente: Faro di Roma

También puede gustarte...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *