Al Mayadeen Español conversó en exclusiva con el escritor e investigador colombiano Hernando Calvo Ospina, a propósito de su libro «El enigma de La Coubre» en el que aporta nuevos datos sobre la brutal explosión ocurrida en la bahía de La Habana en 1960.

¿Por qué “El enigma de La Coubre» es un libro diferente al resto de las compilaciones o investigaciones sobre el atentado terrorista contra Cuba?

Quizás es diferente porque investigué en varios países. Porque entrevisté a los dos únicos marinos franceses. Porque he sido el único que ha logrado entrevistar largamente a uno de los dos pasajeros que viajaba en el barco, Chapman, estadounidense, y a quien las autoridades cubanas señalan como el principal sospechoso de haber puesto el explosivo. Y porque, fui el primero que logré obtener todos los archivos de la compañía naviera, los cuales estuvieron clasificados hasta el año 2011.

¿A qué se debe el hecho de que no exista en Francia una sola referencia pública a los fallecidos?

Extrañamente el gobierno francés y la gran prensa de este país silenciaron muy rápidamente el  acto terrorista.

Primero reaccionó Cuba apoyando a los familiares de los marinos desaparecidos, enviando a una delegación oficial, que las autoridades francesas.

Es extraño ese olvido histórico. Los dos marinos y sus familiares que encontré estuvieron muy extrañados que alguien se acordara de ellos. Hace poco se murió uno de ellos y sus familiares me llamaron muy agradecidos por haberlo vuelto “visible”.

La explosión de La Coubre, ¿pudiera decirse que, marcó un antes y un después para el recién constituido gobierno revolucionario en Cuba? 

Sí. Se supo de lo que sería capaz el gobierno estadounidense para detener a la revolución de Cuba. Y el cubano tuvo que empezar a prepararse muy rápidamente para la defensa. Y esto, por lógica, marcó el camino de ese proceso pues la agresión ha sido constante hasta hoy. 

¿Existen similitudes en el contexto geopolítico de la explosión, en lo que se refiere a la política de Washington hacia Cuba, con el contexto geopolítico de hoy?

En aquellos años se vivían aires de cambio en el mundo, deseos de libertad, de enfrentar al imperialismo, con armas o con música.

La descolonización avanzaba en Asia y Africa y las guerrillas surgían por toda América Latina. Los europeos y los estadounidenses cuestionaban a sus estados.

Hoy, tristemente, esto existe en muy pocas latitudes. Los imperios aprendieron cómo adormecer o desviar a todo ese mundo rebelde de los años sesenta y setenta que, aunque no lo lograron, intentaron cambiar al mundo. Por lo menos hasta recién empezada la década de los noventa la revolución cubana fue admirada y apoyada por muchos sectores en el mundo, incluida una buena parte de la intelectualidad. Pero después de la derrota de EE.UU. en Vietnam, ese imperio y sus aliados entendieron que la prensa debía cumplir un papel de general en guerra para ir cambiando las mentalidades de las mayorías, haciendo casi culpables a quienes pensamos que otro mundo es posible. Y Cuba fue y sigue siendo uno de los principales objetivos como culpable de su rebeldía. 

Como estudioso de la historia de América Latina, ¿cree que hay un nuevo impulso imperialista para cambiar el régimen en Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia o es más de lo que han vivido históricamente estos países desde que muestran una alternativa al capitalismo?

El objetivo estratégico de acabar con todo aquel proceso de cambio que se empiece, principalmente en países que siempre han estado sometidos a los imperios, no ha cambiado. Hoy, los grandes medios dependientes de los imperios y sus aliados son los que hacen el mayor trabajo. Son como los bombarderos de la aviación y los cañones: ablandan las mentes, para que después llegue la infantería y tome posesion del territorio, que en este caso son las mentes sin que casi nadie se cuestione, pues ya convirtieron en “culpables” de muchas cosas a Cuba, Venezuela, Nicaragua, Bolivia y a muchas otras naciones en el mundo, cuando lo que quieren es ser soberanas . 

Se habla mucho del declive del imperio. ¿Está sucediendo, o hay un reacomodo?

Sí creo que hay un declive de los imperios, empezando por Estados Unidos. Ya se han ido aumentando los países que le “faltan al respeto”, al negarse a seguir sus designios y a entregarle su soberanía. De suerte para el mundo, Rusia y China han surgido como potencias económicas y militares, logrando socabar el poder mundial a Washington y sus cómplices. Es admirable cómo Irán los enfrenta. Pero también Siria, Yemen, Palestina, Cuba, Venezuela, Nicaragua y otras naciones.

Se le va perdiendo muy rápidamente el respeto. Es que super abusó de su poder. Y cuando a un imperio se le pierde el miedo, el respeto… 

Por suerte se le está perdiendo el respeto al gran imperio estadounidense que todo lo quiere conseguir con el poder de las armas y el chantaje económico, y hay naciones que ya le dicen no.

Entonces, no se sabe si se puede decir que es una decadencia del imperio, pero lo cierto es que ya menos pueblos le tienen miedo, y más pueblos están con todos los deseos de decirle No.

¿Cómo se entiende el papel de Colombia ante el imperio Estadounidense y su traición a los pueblos de América Latina y el Caribe?

La entrega, el vasallaje, de  Colombia a EE.UU. viene desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. No existe otro país en América Latina mas arrodillado y con su soberanía por los suelos. El imperio hace en Colombia lo que quiera. Es un país invadido por las tropas estadounidenses y parece que nadie se da cuenta o le molesta. Por eso se le permite que sea un regimen narcoparamilitar y genocida tan descaradamente y vulgar como no ha existido otro en la historia de la humanidad.  Afganistan y Colombia se parecen en algo: invadidas completamente por el mismo imperio y con  un tráfico de drogas que fluye como agua por un río…

Fuente: AlmaYadeen

Por REDH-Cuba

A %d blogueros les gusta esto: