Con la verdad, por la paz y la justicia social

Sitio web del capítulo cubano de la Red en Defensa de la Humanidad

Opinión

EE.UU. imperio del bolsillo, su trastorno vital y su fracaso. Por Ramón Pedregal Casanova

“… Pero fue imposible salvar a la Gran República. Estaba podrida hasta la médula. Hacía tiempo que la lujuria de las conquistas había hecho su obra; el aplastamiento de los inermes fuera de sus fronteras la había enseñado a soportar con apatía esas mismas cosas en su propio suelo; multitudes que habían aplaudido la supresión de las libertades de otros pueblos, vivieron para sufrir en sus propias carnes el error. El gobierno estaba, de manera irrevocable, en manos de los prodigiosamente ricos y de sus parásitos; el sufragio se había convertido en máquina que ellos empleaban a su antojo. No existían más principios que el comercialismo, no existía otro patriotismo que el de bolsillo.”

Fragmento de “Cómo se llegó a la dictadura”. Se publicó en Letters from the Earth, y se encuentra en el libro “Mark Twain, cronista de su época.” Editado por Fondo Cultural del Alba.

El estado actual del capitalismo en su máxima expresión, el imperialismo, demuestra diariamente que su apoderamiento de las riquezas del mundo tienen su sostén en la fuerza militar, su consumo compulsivo y sus desechos que nos pudren el aire, el agua y la vida en el planeta, nos enseñan el fin que, inexorablemente, va a dejar como resultado. Aun así, se lanza a la reconquista del planeta nuevamente, porque le ahoga el financierismo y la superproducción inútil y destructiva, que le genera crisis tras crisis y transmite al resto, para, en su salida natural, organizar su propia supervivencia con la destrucción de su material sobrante. El imperialismo sufre ese trastorno vital, esas crisis propias de su organismo, que es incorregible porque forma parte de su naturaleza, y, siempre, para ocultar a las mayorías su fracaso, pues el sistema es el suyo, quiere hacernos sentir culpables a los que nos tiene bajo sus pies.

Como una espada de Damocles encima de las cabezas de la inmensa mayoría, nos amenaza con las armas de todo tipo que manda producir en sus fábricas y laboratorios. Armas que también vende a sus acompañantes de clase, corruptos en el expolio general. Un ejemplo de los últimos días, sin que sea el único ni el último, Trump, el dictador el planeta, declaró en el mes de Julio y lo repitió el 21 de Agosto: “Podríamos ganar la guerra (de Afganistán) rápidamente si quisiera matar a 10 millones de personas. … Si quisiera Afganistán sería borrado de la faz de la tierra. Terminaría en 10 días.” “Como dije, y lo diré varias veces, sin usar la energía nuclear, podríamos ganar esa guerra en una semana, pero no busco matar a 10 millones de personas.” (Citado por Press TV, 21 de Agosto de 2019)

Según la información dada por el Instituto Internacional de Estudios para la paz de Estocolmo (SIPRI) en Marzo de 2019, Estados Unidos es el mayor fabricante y vendedor de armas del mundo. Participa con su armamento en 98 países. 75% más que Rusia.

Mencionaba a Trump antes, pero con Obama en su primer mandato la venta de armas creció de manera espectacular, y en el segundo mandato resultó brutal, la fábrica Ruger subió un 86%, y la Smit Wesson amplió plantilla. De Octubre de 2016 a Septiembre de 2017 en EEUU se vendieron 41.930 millones de dolares en armas, y en el 2017 aumentó la venta un 25%, para, según Trump, fomentar la economía local. Tras cada matanza en EEUU aumentan las ventas de armas. Que le pregunten a alias “Narco” Rubio, también conocido como “Golpista en jefe” por sus compañeros senadores y diputados. “Narco” Rubio es propagandista vendedor de armas protegido y pagado con millones de dólares por la ultraderechista Asociación Nacional del Rifle. Como práctica de su ideario violento se dedica fundamentalmente a la financiación de grupos terroristas en Latino América y el Caribe y a la generación de golpes de Estado, de ahí que le hayan puestos sus mismos compañeros el último alias. Quedémonos un momento en EEUU para plasmar el resultado de la acción de venta de armas que difunde el tal “Narco”: cada año mueren asesinadas en EEUU por armas de fuego 34.000 personas. Es lo más parecido a una guerra. Pero hay ciudades y Estados en los que la criminalidad ha echado raíz: la tasa de criminalidad en Baltimore (Maryland) es superior a la de algunos países de los que sus ciudadanos se van para entrar en EEUU (información proporcionada por el periodista Max Kaiser).

Miremos fuera de EEUU, cuyo régimen se ha convertido en el mayor fabricante y vendedor de armas del mundo: de 2014 a 2018 ha vendido más de la mitad de su producción a Arabia Saudí. Los regímenes de EEUU, Francia e Inglaterra son los que más armas han colocado en la zona del Golfo, los dos anteriores imperios coloniales y el actual, ¡cuánto les interesa a sus burguesías el Medio Oriente! ¿y la paz en la región les interesa?

En ese periodo el ente israelí ha comprado un 354% más de lo que compraba y ha vendido un 60% más de lo que vendía.

Arabia Saudí, que en el periodo 2014-2018 ha comprado un 192% más de lo que adquiría en los años anteriores, en 2015 comienza su guerra contra el pueblo de Yemen. Aquí la burguesía española, tan digna y monárquica, ha hecho negocio vendiendo a Arabia el 60% de sus aviones y misiles, y se ha puesto la marca de quien más armas vende al régimen criminal de Arabia Saudí fuera de la UE y de la OTAN. Como el negocio de la muerte es su preferido, el régimen monárquico español con su empresa Navantia ha creado otra con la empresa SAMI del régimen saudí de armamento. ¿Le interesa la paz a la burguesía española?

¿Entendemos las señales de la crisis del imperio y su necesaria creación de Trump? Repasemos el escrito del gran escritor estadounidense Mark Twain: “… Pero fue imposible salvar a la Gran República. Estaba podrida hasta la médula. Hacía tiempo que la lujuria de las conquistas había hecho su obra; el aplastamiento de los inermes fuera de sus fronteras la había enseñado a soportar con apatía esas mismas cosas en su propio suelo; multitudes que habían aplaudido la supresión de las libertades de otros pueblos, vivieron para sufrir en sus propias carnes el error. El gobierno estaba, de manera irrevocable, en manos de los prodigiosamente ricos y de sus parásitos; el sufragio se había convertido en máquina que ellos empleaban a su antojo. No existían más principios que el comercialismo, no existía otro patriotismo que el de bolsillo.”

La creación de Trump ha tenido el mismo tiempo de gestación que han tenido con los restantes presidentes, es la gestación más larga que se conoce, 4 años van de un parto a otro. Cada 4 años nace un monstruo. Eso que llaman democracia empieza con el periodo de inseminación, y el laboratorio estadounidense va componiendo el cuerpo que necesita para conservar su existencia como dominador. Finalmente el nacimiento del monstruo lo celebran sus dueños animando la calle y festejándolo en Wall Street y en el complejo industrial-militar. Ya habían conseguido que  las multitudes aplaudiesen la supresión de las libertades a otros pueblos. El complejo industrial-militar tiene nuevos planes para matar democráticamente. El bicho parido garantiza la voz atronante con que van a llenarnos los oídos de amenazas, y tras ellas las van a cumplir.

El pediatra apuntará en su informe: el monstruo debe ser dirigido por sus mayores; él, por si sólo, no tiene capacidad suficiente para desenvolverse. De modo que sus creadores, como todos los que se adentran en menesteres de generación y dirección, saben que depende de ellos. Los delirios del monstruo no son más que pruebas y digresiones de sus padres. Su crecimiento es siempre rápido pues tiene que hacer públicas las decisiones de sus progenitores. Por ejemplo: el bloqueo a Cuba, que dura ya 60 años, les ha requerido la creación de numerosos monstruos que han marchitado a los 4 años, o, como mucho, alguno a los 8, y han dado continuidad a su agresión y hasta han aumentado la violencia en busca del punto débil del pueblo cubano. Han ganado para si mismos sus elecciones: “El sufragio se había convertido en máquina que ellos empleaban a su antojo. No existían más principios que el comercialismo, no existía otro patriotismo que el de bolsillo.” Tras ese tiempo, los cuatro años de legislatura, la podredumbre hace del nombrado presidente una materia sanguinolenta que va a parar a las cloacas parlamentarias del laboratorio imperial. Será sustituido, es de usar y tirar. Pero entretanto, para ejecutar sus planes más injerencistas, al monstruo Trump le han dado un amiguito de juegos, y a ese juguete amiguito le han puesto de nombre Guaidó. Guaidó hace lo que le manden, mueve los brazos y la boca. Por ejemplo el pelele Guaidó obedeciendo a la Exon Mobil, uno de esos amos que crearon al monstruo Trump, quiere darle una parte de Venezuela, el Esequivo, porque así se lo han mandado. Antes, el pelele Guaidó, había palmoteado de alegría cuando los amos de Trump, y suyos, robaron CITGO, la empresa de Venezuela en EEUU. Otros ejemplos del pelele Guaidó son su celebración del sabotaje eléctrico al pueblo venezolano, o, sus saltó de alegría en la calle cuando sus amos, con “Narco” Rubio a la cabeza, “Golpista en jefe”, quisieron dar un golpe de Estado en Venezuela el 30 de Abril. Lo que ocurrió fue que les salió mal, no asustaron al pueblo valiente y nadie les acompañó. A Guaidó el pelele estuvieron apunto de cortarle los hilos. En su falta de espíritu humano llegó a celebrar el robo de la ayuda humanitaria a Venezuela. Se reía como un viejo amargado, agrio, mientras le tiraban de los hilos y extendía los brazos y abría la bocaza de trapo para que pareciese que por ella decía lo que sus medios dijeron: ¡Yo me autoproclamo presidente! La carcajada mundial salió al espacio, con lo que si hay otros seres vivos sabrán que en lo que llamamos planeta tierra también hay seres vivos, y un pelele, provocador de semejante carcajada. Debido a su condición él no siente el ridículo, de igual manera que no le importa el terror que quiere inseminar el imperio al pueblo de Venezuela, ¡y con ese fin el pelele mueve su bocaza de trapo pidiendo, sus amos hacen que les pida, la invasión del país! ¿Hay mejor prueba de su condición?

A Cuba y Venezuela los hermana los mismos golpes del monstruo, bloqueo, terrorismo, injerencismo; a los pueblos del mundo nos hermana la agresividad del imperio que ha creado a semejante monstruo que llaman presidente.

Volvamos a las armas: en América Central y el Caribe entre 2009 y 2013, las armas que EEUU vendió en esa zona, lea que es tan sólo en América Central y el Caribe, fue de un 49%. Brasil es el mayor comprador en Latino América con un 27% del total regional, mientras que Venezuela, contra la que lanzan las campañas más agresivas el monstruo y su pelele impulsados por sus amos, Venezuela, ha disminuido un 83% su compra de armas en los últimos 10 años. Pero eso se oculta. ¿Alguien tiene interés en una guerra?

Otro dato fundamental para responder a la última pregunta: En el Caribe, en torno a Cuba, hay más de 70 bases militares estadounidenses, rodean a la isla de la resistencia popular, del antiimperialismo, la isla solidaria y humanista. Y Venezuela está dando con esas aguas, donde las colonias inglesas, holandesas y francesas suman participación de vigilancia y correspondencia armamentística a la marina, aviación y tropas del imperio en los límites bolivarianos. Eso sin contar la decena de bases estadounidenses en Colombia, el ejército de la burguesía colombiana y otras bases y ejércitos de esbirros que obedecen las órdenes traducidas del inglés.

Hablamos de las armas de EEUU en EEUU, y hablamos de las armas de EEUU en Medio Oriente, su peso en el mundo, al que puede hundir por siempre, y hablamos de las armas de EEUU que apuntan a Venezuela y Cuba. Ahora, vamos a celebrar el 60 aniversario de la Revolución Cubana, ¿saben por qué?: porque las armas imperiales han sido derrotadas por el pueblo de Cuba, el mejor ejemplo de la historia.

Deja un comentario

Tema creado por Anders Norén

A %d blogueros les gusta esto: