Declaración del Capítulo México de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad

La solidaridad con el pueblo y gobierno de Venezuela hoy representa la lucha por una América Nuestra libre y emancipada, pero también por una Humanidad en Paz.


Las y los firmantes, integrantes del Capítulo México de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, reunidos en asamblea general el 17 de agosto para analizar el asedio político, económico, diplomático, militar y mediático contra el gobierno y el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela ,hacemos pública la siguiente declaración:

1.- Condenamos las abiertas amenazas del presidente Donald Trump de que “no descarta una salida militar” en ese país soberano, por ser violatorias del orden jurídico    internacional y, particularmente, de los principios fundacionales de la Organización de Naciones Unidas. Llamamos a la comunidad internacional a sumarse al rechazo de dichas amenazas y estar atentos ante eventuales agresiones armadas directas, por la vía de terceros países, o por la acción encubierta de grupos paramilitares a su servicio, así como a la imposición de sanciones o bloqueos tendentes a un virtual aislamiento de esa nación hermana. Es un deber imprescindible que América Latina y el Caribe se conserven como zona de paz.

2.-Consideramos que la solidaridad con los pueblos y el principio de no intervención que caracterizaron a la diplomacia mexicana por décadas, hoy no existen más. Por el contrario, los últimos gobiernos de México se han plegado servilmente a la política injerencista de Estados Unidos. Un régimen como el de Enrique Peña Nieto, marcado por la corrupción, la criminalidad y la impunidad, no tiene calidad moral para presentarse como supuesto defensor de la democracia y la justicia. Las declaraciones y acciones del secretario de relaciones exteriores Luis Videgaray, no representan el sentir del pueblo de México con respecto a la Venezuela bolivariana, al tiempo que atentan contra el Artículo 89, fracción X, de la Constitución mexicana, que establece como principios normativos de la política exterior la autodeterminación de los pueblos y la no intervención. Estas posiciones pretenden ocultar, asimismo, la grave crisis humanitaria y la violación sistemática de los derechos humanos que existen en México.

3.- Rechazamos las medidas coercitivas del gobierno estadounidense y la campaña mediática en contra de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela, que actúan dentro del marco legal y constitucional de ese país, y que han resistido las fuertes presiones de diversa naturaleza para hacerlas entrar en la práctica golpista de numerosos ejércitos que sirven a los intereses de los poderosos. Las fuerzas armadas bolivarianas obedecen al poder originario y soberano: el pueblo de Venezuela, desarrollando la unidad cívico-militar, que es fundamento esencial de la revolución popular.

4.-Coincidimos con los expertos electorales y acompañantes internacionales que monitorearon la elección de la Asamblea Nacional Constituyente, y dieron fe que dicha elección se llevó a cabo dentro del marco legal y constitucional de Venezuela. Pensamos que su instalación y los trabajos en curso abren caminos para la solución pacífica de la conflictividad social, económica y política, así como para el fortalecimiento de la democracia participativa y protagónica de los sectores representativos de la sociedad venezolana.

5.-Condenamos la campaña mediática contra el gobierno y el pueblo de Venezuela, de alcances planetarios, porque falsea, contra informa y manipula la realidad de ese país hermano, al grado de incurrir en lo que estrictamente está tipificado en muchos países como “apología del terrorismo”, ocultando las connotaciones fascistas de crímenes de odio como prender fuego a personas vivas por ser “chavistas”.

6.-Pensamos que ningún análisis riguroso en torno a Venezuela puede prescindir de señalar las con tradicciones esenciales de la actual coyuntura nación/imperialismo – pueblo/burguesía, así como asumir la defensa de las mejores tradiciones de Nuestra América: la independencia y soberanía de nuestras naciones. Los ejes que articulen nuestras luchas deben ser el antiimperialismo y la unidad latinoamericana impulsada por el presidente Chávez, pero también emprender una batalla ideológica contra las expresiones neofascistas que han tomado nuevas fuerzas en el mundo entero.

La solidaridad con el pueblo y gobierno de Venezuela hoy representa la lucha por una América Nuestra libre y emancipada, pero también por una Humanidad en Paz.

Pablo González Casanova, David Barrios, Alicia Castellanos, Polo Castellanos, Ana Esther Ceceña, Miguel Concha, Catalina Eibenschutz, Margarita Favela, Carlos Fazio, Rosalía Fernández, Ismael Hernández, Magdalena Gómez, Enrique González Ruiz, Maritza Islas, Anayansi Loma, Efraín León, Gilberto López y Rivas, Nayar López, Daniel Martínez, Walter Martínez, Maricarmen Montes, Josefina Morales, Julio Muñoz, Laura Nieto, Camilo Pérez-Bustillo, Raúl Romero, Claudia Salazar, Ángela Sandoval, Isabel Sanginés, Adalberto Santana, Samuel Sosa, Cristina Steffen, Silvia Tamez, Marco Velázquez, Jorge Veraza

.Firmas adherentes a la Declaración de la Red: Movimiento de Solidaridad Nuestra América, Mujeres para el Diálogo, Leonor Aída Concha, Lourdes del Villar, Angeles González, Elizabeth Alejandre, Rosa Barranco, Marisa Rodríguez, Graciela Tapia, Claudia Sandoval, María Elena Ramírez, Bertha Vallejo, Servicio de Solidaridad Cristiano de Solidaridad con América Latina (SICSAL, México),Comité de Solidaridad Mons. Oscar Arnulfo Romero, Leticia Gutiérrez, Gabriela Hernández, Carmen Mendoza, Norberto Pérez, Alfonso Anaya, Hildelisa Preciado, María Elena López, Mariana Gómez, Dalia Ruiz, Juan Ramos.

Por REDH-Cuba

A %d blogueros les gusta esto: